Los candidatos Andrés Arauz, representante del correísmo, y Guillermo Lasso, de la alianza Creo-PSC, llevan simultáneamente al menos dos campañas cada uno. Una presencial de recorridos, abrazos, diálogo y caravanas y otra distinta en redes sociales.

Arauz por ejemplo entre viernes y sábado recorrió Ambato, Riobamba y Cayambe. Y en redes sociales tuvo que aclarar antiguos tuits que fueron descubiertos por sus rivales y viralizados de inmediato.

Lasso, en cambio, visitó en dos días Quevedo, Sucumbíos y El Coca. Mientras que en redes sociales sigue en la línea de no perderse ninguna tendencia. Posteó un tuit en el que dice “Sí, puedo hacer ambas cosas” junto a dos fotos: en la primera relajado tomando una cerveza y otra dando un discurso de campaña con traje.

Andrés Arauz baila como si tuviera ritmo

La jornada del candidato correísta Andrés Arauz avanzó en esta jornada hasta Cayambe, a donde llegó luego de cumplir la víspera una apretada agenda en Ambato y Riobamba.

Arauz sabe -o alguien le contó- que entre esas dos ciudades Mocha es una parada obligatoria para saborear comida típica de la Sierra, y de paso agregar a su recorrido una escala más.

Así que se detuvo y luego de comer un cuy con papas convenció a las vendedoras de bailar con él un TikTok. Al final eso está de moda y hace pocos días le perdió el miedo a ‘menear la cintura’ con otro TikTok e Manabí.

Hoy en cambio su caravana electoral se desplazó hasta Cayambe donde recorrió la ciudad y mantuvo un encuentro con líderes sociales, ante quienes pronunció un discurso en el que dijo que “tenemos que devolver la dignidad a nuestro pueblo, para que el gobierno sea nuevamente de todos”.

En la comunidad de Cangahua recibió una artesanía de un muñeco que representa a un músico con el atuendo tradicional cayambeño.

https://vm.tiktok.com/ZMeUwF1Qd/

Lasso se pinta el rostro como amazónico en El Coca

La sabiduría popular tiene un dicho que reza más o menos así: “a donde fueres, has lo que vieres”.

El Guillermo Lasso de la segunda vuelta electoral está decidido a mimetizarse con sus votantes, quizá para borrar la distancia con la que un ciudadano común puede verlo, tras más una década de verlo en televisón, vallas y afiches.

Al inicio de la campaña fue a la parroquia Cutuglagua al sur de Quito y se calzó un abrigado poncho para soportar el frío.

Hoy en cambio estuvo en la ciudad de El Coca, donde se hizo pintar el rostro con los símbolos típicos de los indígenas amazónicos. Antes estuvo en Sucumbíos, donde posó con collares tradicionales y una lanza.

En ambas ciudades se reunió con miembros de distintas nacionalidades indígenas, con padres y madres de familia, con jóvenes y con adultos mayores.

“Aquí es urgente crear políticas públicas para: proteger a comunidades y la naturaleza, fortalecer la educación, salud y seguridad y crear empleo”, dijo.