El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), Leonidas Iza, ha exigido este martes el fin del estado de excepción declarado por el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, como condición para que se retome el diálogo entre el Ejecutivo y los líderes indígenas.

«Solicitamos al Gobierno que garantice nuestros derechos políticos, para que las organizaciones se puedan organizar para sus posturas y respuestas», ha expresado Iza en un comunicado en Facebook donde ha pedido la derogación del estado de excepción vigente en seis provincias del país.

Asimismo, Iza ha pedido que la Policía se retire del tradicional parque El Arbolito, en Quito –donde las organizaciones se concentraron en las protestas de octubre de 2019– para que las organizaciones movilizadas se puedan organizar para discutir «procedimientos para la atención de sus demandas».

La CONAIE convocó a un paro nacional «indefinido» que va ya por su novena jornada y que en los últimos días ha derivado en que grupos de manifestantes hayan llegado a la capital, Quito, y hayan protagonizado enfrentamientos con las fuerzas públicas. El Gobierno ha denunciado ya más de 60 agentes de Policía heridos y decenas de vías cortadas.

Este mismo martes la Secretaria de Derechos Humanos de Ecuador ha hecho un llamamiento para que organizaciones internacionales colaboren y medien en una mesa de diálogo entre Gobierno y manifestantes, con lo que Lasso estaría también de este modo recogiendo este guante.

Previamente, el ministro de Defensa de Ecuador, el exgeneral Luis Lara, ha advertido de que, con los incidentes registrados en el país desde la semana pasada, la democracia ecuatoriana está «en serio riesgo». EUROPA PRESS