Con una intervención musical en Kichwa, del coro del Centro Educativo Cultural Bilingüe por la Paz, dio inicio el evento de conmemoración por los 61 años de vida jurídica de la comuna de Llano Grande, este jueves 23 de febrero en horas de la noche, en la casa comunal. El espacio quedó pequeño, por la gran afluencia de comuneros y personeros del Gobierno Parroquial y de la Administración Zonal Calderón.

Rosario Loachamín, primera mujer presidenta de la comuna, expresó sus agradecimientos a quienes hicieron posible este homenaje, entre ellos; las cooperativas de transporte Llano Grande y Calixto Muzo; Liga deportiva Llano Grande, panadería Mercadillo, entre otros.

De la misma manera, varias organizaciones se hicieron presente con arreglos florales, y placas honorificas. Especial atención se llevaron las 18 rosas bordadas durante el taller «Bordando Nuestras Flores a Kilometros de Distancia» por manos de mujeres que radican en España, pero que son de la comuna y que quedarán en las paredes de la casa comunal. Adriana Simbaña facilitadora de esta iniciativa, señaló durante su intervención que “su cuerpo tendrá que salir del país, pero su alma  estará en su tierra natal”.

Alberto Suquillo, ex presidente de la comuna, señaló que, durante su dirigencia en el cabildo, le fue difícil trabajar con los dirigentes de los barrios porque al momento de dirigirse a las entidades públicas, eran atendidos sin ningún requisito, como tendría que ser el de una firma y sello de los dirigentes de la comuna. Ahora, de a poco ha cambiado y se está retomando la importancia que la misma merece. Menciona que como legado deja un sector estable y con mejoras en los servicios básicos. Por otro lado, desea el mayor de los éxitos a la nueva presidenta y esta tranquilo porque la dirección de la comuna está en buenas manos.

María Elena Tasiguano, quien asistió al evento, indicó que está de acuerdo con una mujer en el puesto de presidenta, «los tiempos han cambiado y con ellos, el valor que le ha dado a la mujer la misma sociedad», es una oportunidad que se debe aprovechar para que las mujeres pueden liderar la comunidad.

El evento cerró con la quema de un tradicional castillo que se llevó la atención de todos los asistentes, aporte entregado a la comunidad por el Gobierno Parroquial de Calderón. Byron Cerón artista local puso el ritmo en el baile popular con el que se cerró la noche.