En sesión de pleno, el Consejo de la Judicatura decidió destituir al juez civil Carlos Soto, quien hace tres meses falló a favor del exalcalde de Quito Jorge Yunda concediéndole medidas cautelares para que siga en el cargo.

Según el organismo, Soto estuvo al tanto del sorteo irregular que direccionó la causa a sus manos.

El pasado lunes, también se destituyó a la ahora exjueza María Belén Domínguez quien en cambio concedió una acción de protección al exalcalde.

Pero la sanción a Domínguez no solo es administrativa, la Fiscalía la procesará penalmente por supuesto tráfico de influencias en el sorteo de esa causa que ingresó como violencia contra la mujer para reducir al mínimo el número de jueces a ser sorteados.

La audiencia de formulación de cargos será el martes 9 de noviembre a las 14:30.

Lo ocurrido inquieta a la Asociación de Jueces y Magistrados del Ecuador.

Hay otros dos jueces destituidos, pero por el Tribunal Contencioso Electoral, son Raúl Mariño y Cenia Vera, de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, que le devolvieron el cargo a Yunda ignorando la sentencia electoral de última instancia. Esta sanción aún es susceptible de apelación antes de ejecutarse.

Además de los cuatro jueces, resultaron afectadas dos ayudantes judiciales también destituidas. Una de ellas es Gabriela Beltrán quien asegura que falsificaron su firma y robaron su clave, que las irregularidades en los sorteos son una práctica común, y que detrás de todo estaría una organización del más alto nivel.