Un recorrido por el puente sobre el río Mataje, en la frontera entre Ecuador y Colombia, realizaron los presidentes de Ecuador, Lenín Moreno; y de Colombia, Iván Duque; este domingo 10 de enero. La obra permitirá un comercio más fluido, así como un mejor control en la seguridad.

La estructura, de cerca de 70 metros de longitud, sirve de conexión a las localidades de San Lorenzo (Esmeraldas) y La Espriella (Colombia); por el lado ecuatoriano la obra está lista, mientras que del vecino país está avanzado en un 80%, sostuvo Duque.

En su intervención, el Jefe de Estado ecuatoriano recordó el hecho acaecido en 2018, en que integrantes de un grupo irregular secuestró y asesinó posteriormente a los integrantes de un equipo de periodistas de diario El Comercio, cuando realizaban su labor periodística en la zona.

«Por esa pasión por la verdad se encontraron con la noticia y lastimosamente ellos fueron la noticia», manifestó el Presidente; por su parte Duque indicó que si bien luego se hizo justicia es necesario seguir fortaleciendo la alianza binacional en la lucha contra el narcoterrorismo.

Sobre la obra de interconexión, el presidente colombiano dijo que tiene un avance del 87% y su entrega está prevista para junio de este mismo año.

Los mandatarios también se refirieron a la integración regional; en ese sentido Duque recalcó que seguirá promoviendo el ingreso de Ecuador a los bloques de Prosur y de la Alianza del Pacífico.

Y añadió que la reunión de este día significa un paso más en el fortalecimiento de la relación entre ambos países. «La carretera va a tener un punto de control fronterizo del lado de Colombia, y he dado la instrucción precisa de que el administrador de ese punto de control sea migración Colombia», advirtió.

Para Moreno, la vía y el puente no significan solamente una obra vial, sino que son mecanismos de unión, de comercio, de turismo, sociales, culturales, deportivos, etcétera, «para hermanarnos como siempre ha sido, es y será».

Durante dl recorrido y posterior reunión entre ambos mandatarios, se desplegó un importante contingente de fuerzas de seguridad con vigilancia terrestre, marítima y aérea. EL TELÉGRAFO