En un operativo de control conjunto realizado la madrugada de este jueves en Quito, elementos de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), Policía Nacional, Servicio de Rentas Internas y Fiscalía realizaron inspecciones en varios locales ubicados al sur de la capital, y lograron detectar lugares donde se falsificaban y adulteraban bebidas alcohólicas.

Las autoridades allanaron viviendas en Santa Rosa de Chillogallo y Solanda, donde se encontraron 400 botellas de licor adulterado y más de 2000 litros de alcohol irregular que iban a ser comercializados a los ciudadanos.

El equipo técnico de Arcsa encontró botellas recicladas vacías en las que se envasaba licor de dudosa procedencia, con etiquetas y sellos alterados en los que no correspondía la Notificación Sanitaria ecuatoriana.

Por considerarse un atentado contra la salud de la población, personal de la Fiscalía procedió a decomisar las evidencias y ponerlas en cadena de custodia para la investigación y juzgamiento de los involucrados, quienes fueron detenidos por la Policía Nacional.

Se recuerda a la población que debe adquirir los licores solamente en lugares autorizados, verificar que cuenten con Notificación Sanitaria y constatar esta información con la aplicación Arcsa Móvil para confirmar que lo declarado en la etiqueta sea real.

Esta acción interinstitucional representa un importante golpe contra la falsificación de licores en el Ecuador.