Más de 300.000 aves estarían contagiadas de gripe aviar tras un brote de esta enfermedad registrada en la provincia ecuatoriana de Cotopaxi hace tres semanas, si bien la situación actual está bajo control, según ha detallado el Ministerio de Agricultura de Ecuador.

Preguntado por la cifra real de aves contagiadas tras el brote, el director de La Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), Patricio Almeida, ha detallado que calculan que más de 300.000 aves se habrían infectado del virus.

«Calculamos que van a ser un poco más de 300.000 aves», ha afirmado este lunes Almeida, haciendo énfasis en que pese a la situación «no hay posibilidad de desabastecimiento», haciendo alusiones a que se han sacrificado hasta el momento a 180.000 aves.

La noticia tiene lugar semanas después de que el ministro de Agricultura, Bernardo Manzano, manifestara que para enfrentar el brote «se mantiene en vigencia una emergencia sanitaria por 90 días, hasta finales de febrero del 2023» asegurando que facilita el trabajo y la intervención de cientos de técnicos que realizan controles y evaluación de muestras en todo el país.

Con esta decisión, las autoridades ecuatorianas han decretado que, durante los próximos 90 días, no se podrán movilizar aves, productos o derivados de origen aviar –como huevos, gallinas o pollos, entre otros– de las granjas afectadas.

El ministro Manzano ha insistido en que la gripe aviar no constituye a día de hoy un riesgo para la salud de aquellos ciudadanos que ingieren huevos o carne de pollo, un consumo que, dice, «está garantizado».

Las autoridades decretaron el primer caso de gripe aviar el pasado fin de semana en una granja de la provincia de Cotopaxi. Tras esto, las autoridades impulsaron un plan nacional de seguridad para contener la posible propagación de la enfermedad.