El pasado fin de semana se desarrolló un operativo de control interinstitucional en el que participaron elementos de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), Comisaría de Policía, Agencia Nacional de Tránsito e Intendencia de Policía de Pichincha, con el objetivo de verificar el cumplimiento de la normativa de cada entidad en establecimientos de diversión y alimentación de la ciudad de Quito.

La acción abarcó nueve establecimientos de la capital, entre centros de tolerancia, moteles, restaurantes y bares ubicados en el norte y sur.

Durante las inspecciones, los técnicos de Arcsa encontraron establecimientos con malas condiciones higiénicas, bebidas alcohólicas sin notificación sanitaria, deficiente limpieza de locales y presencia de plagas.

Por esta razón y con el fin de cuidar la salud de los quiteños, se clausuró un centro de tolerancia y un restaurante como medida preventiva por representar un riesgo para la ciudadanía.

Además, la Comisaría incautó cerca de 300 botellas de bebidas alcohólicas por no cumplir con la normativa sanitaria vigente.

En el período de enero a marzo 2022, Arcsa ha ejecutado en Quito doce operativos interinstitucionales y 731 controles a establecimientos, que han dado como resultado once clausuras y el decomiso de 1674 productos por parte de comisarias, Aduana y Policía Nacional, como medida preventiva.