Cuenca. Ecuador. Un control de rutina realizado en tiendas de abarrotes del cantón Girón, provincia de Azuay, alertó a técnicos de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) sobre la distribución de snacks, productos de confitería y bebidas no alcohólicas que no contaban con notificación sanitaria ecuatoriana.

Ante esta irregularidad se realizó la trazabilidad de los productos y se identificó en Cuenca el punto de distribución. Una vez ubicada la distribuidora de alimentos se procedió con el control, junto a Intendencia de Policía, Aduana y Policía Nacional; en dichas instalaciones se detectó una gran cantidad de alimentos procesados que no se encuentran regularizados en el país y habrían sido ingresados de contrabando, incumpliendo con lo estipulado en los artículos 137 y 140 de la Ley Orgánica de Salud.

Un total de 7813 productos, entre galletas, gomitas, jugos, melcochas y otros confites, fueron puestos a disposición de la autoridad competente para los trámites de ley; posteriormente se produjo la clausura del establecimiento a cargo de la Intendencia.

La notificación sanitaria ecuatoriana es el único aval para que un alimento procesado sea comercializado en el país; este certifica que el mismo ha demostrado su calidad y seguridad para el consumo humano.

Se recomienda a los propietarios de tiendas de abarrotes y ciudadanía en general verificar que todos los productos que adquieren cuenten con notificación sanitaria ecuatoriana, la misma debe estar impresa en su etiqueta; adicionalmente, todo alimento procesado que se comercializa en el territorio ecuatoriano debe tener el semáforo nutricional.

Ante cualquier irregularidad pueden ingresar sus denuncias a través de la aplicación Arcsa Móvil, disponible gratuitamente en Play Store y Apple Store.