Dos años han pasado desde que inició la emergencia sanitaria por COVID-19 en el Ecuador y, aunque el Ministerio de Salud había anunciado la posibilidad de dejar de usar la mascarilla en espacios públicos, la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) confirmó la presencia de cinco casos del sublinaje de ómicron, BA.2, en Guayaquil.

El Colegio de Médicos de Pichincha (CMP) dijo que se debe seguir analizando el comportamiento de la subvariante en el país. Los expertos señalaron que hay que mantener las medidas de bioseguridad y aplicarse las vacunas contra la COVID-19.

“Mientras menos circule el virus, mientras menos trasmisión haya, mientras más población esté vacunada, menos variantes vamos a tener. Las variantes se dan cuando hay mucha trasmisión y el virus está constantemente mutando a una nueva variante”, dijo Greta Muñoz, infectóloga.

Tres tipo de protección 

Byron Núñez, infectólogo y catedrático, dijo que el convivir con el virus se vuelve complejo para el país, y que requiere de tres acciones importantes:

Primero, una adecuada vigilancia epidemiológica. “Debería ser en tiempo real, mínimo en provincias”, dijo Núñez. A eso, añadir la vigilancia genómica de nuevas variantes y la molecular, con pruebas PCR en la población.

El segundo elemento es la óptima respuesta sanitaria-hospitalaria, lo que significa que ante cualquier brote exista atención oportuna en hospitales, salas generales, terapias intensivas y sistema ambulatorio.

El tercer ámbito es llegar con la vacunación a más del 90% de la población, resaltando que los vulnerables deberán “recibir cuantos refuerzos sean necesarios, pero solo ellos, no toda la población”, destacó Núñez.

Los médicos coinciden en que se debe mantener, como un hábito, las medidas como la mascarilla, el distanciamiento y la ventilación de todos los ambientes.
 
Para Núñez, ha llegado el momento de un cambio cultural en las acciones de los ciudadanos dentro y fuera de sus hogares.

Dos años de la pandemia 

“En estos dos años de pandemia, el Ministerio de Salud Pública (MSP) ha tenido una trayectoria adecuada en cuanto a lograr una inmunización masiva”, incluso promoviendo la aplicación de la dosis de refuerzo (tercera dosis), destacó Núñez.

“Se necesitan varios criterios” para ir relajando las medidas, como el uso obligatorio de mascarillas. Y para alcanzar los índices necesarios se requiere más promoción y prevención de la salud, así como más responsabilidad personal (a nivel ciudadano), para no seguir trasmitiendo el virus, enfatizó Carlos Cárdenas, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha.

FUENTE: LA HORA ECUADOR