El Metro de Quito, mayor proyecto de movilidad de la capital de Ecuador, en fase de pruebas, chequeó el tramo final de vías y la alimentación eléctrica en un primer recorrido completo.

La comprobación se hizo con uno de sus trenes, que cubrió todo el trayecto a una velocidad de desplazamiento baja (20 kilómetros por hora), con la finalidad de revisar los 13 subsistemas principales, entre ellos energía, telecomunicaciones, señalización en el túnel y protección contra incendios.

Anteriormente, el 23 de octubre último, hubo una prueba de funcionamiento a tren vacío, que alcanzó los 100 kilómetros por hora.

Según adelantó la empresa Metro de Quito, a cargo de la ejecución del proyecto, cuyo avance es del 97 por ciento, el próximo paso incluye el recorrido completo con peso muerto, que simula aforo comercial y replicar los movimientos con los demás trenes de la flota.

En la etapa actual el trabajo está concentrado además en los acabados arquitectónicos en estaciones, la reposición de los últimos frentes de obra intervenidos y en campañas de formación a los usuarios, mediante la denominada MetroCultura.

Con un trayecto de 22 kilómetros en la Línea 1, el moderno sistema integrado por 18 trenes de seis vagones, cada uno, comprende 15 estaciones operativas y cinco de reserva con accesibilidad universal.

Significativo ahorro de tiempo personal, mejoras en la productividad de la ciudad, ahorro de divisas por reducción en la importación de combustibles y menor contaminación ambiental son algunos de los beneficios que traerá a la capital de este país andino el Metro, previsto para iniciar operaciones en marzo de 2021. PRENSA LATINA