El ministro de defensa, general Luis Hernández, dijo que el Estado tiene el control total de la Penitenciaría del Litoral y que en una situación normal los guías penitenciarios tienen el control de los pabellones, mientras policías y militares están en los alrededores y en las partes altas.

En entrevista con un diario nacional, Hernández señaló que no se puede descartar que ocurra una nueva masacre, pero las posibilidades de que exista “son muy remotas” si existe el control total.


Recordó que los guías penitenciarios, los policías y los militares están vigilando el centro carcelario desde una posición estratégica, desde afuera hacia adentro: en el borde exterior están los militares, una parte; en la parte interior están policías y militares, la mayor parte; y los guías penitenciarios están en el control de los pabellones, porque es a través de ellos que se produce la entrega de la comida, etc. En la parte alta, que estaba en manos de los internos, fue controlada el pasado lunes, eso significa que el control es total y de existir un amotinamiento, la Policía tendría que entrar, de acuerdo con las circunstancias.


Hernández aclara que el último día de amotinamiento en la cárcel del Litoral, los agentes del orden sí tomaron procedimiento, pero fueron sobrepasados por las circunstancias, por la cantidad de gente que estaba involucrada y por el peligro también, porque los reos estaban armados, si entraba la policía hubiera sufrido muchas bajas.


«Hasta el momento los constantes operativos han logrado ubicar y decomisar armas, municiones, cuchillos y otros objetos que podrían causar daño, y es que el filtro humano que se ha establecido a continuación de los pabellones hace muy difícil el ingreso de armas desde afuera, por lo que las requisas se continuarán haciendo».


Estas acciones en conjunto han permitido que los guías penitenciarios desarrollen su trabajo de manera más segura, y pueden entrar con más facilidad a los pabellones y la actitud de las PPL ya es diferente porque ya no controlan las alturas, ahí están los militares, está la Policía. Entonces el ambiente es un ambiente de control total del Estado.