La mañana de este lunes 25 de enero, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, justificó ante la Comisión de Salud de la Asamblea, la aplicación de vacunas contra el COVID-19 en un centro geriátrico privado, ubicado en Quito. 

La denuncia realizada por un médico, señalaba que varias dosis de la vacuna fueron destinadas a un centro privado, un centro exclusivo en el que la estancia podría costar hasta 800 dólares mensuales, según su página web y donde finalmente se aplicaron varias de las dosis sin precisar el número de ellas levantando quejas de la ciudadanía en redes sociales.

Según Zevallos las vacunas se aplican independientemente si los pacientes están en centros privados o públicos. 

«El centro gerontológico que queda frente al Hospital de los Valles es privado, como es de la Junta de beneficencia de Guayaquil y como es el que vamos a aplicar también a personas de primera línea en el patronato del Ministerio de Salud (…) La pandemia ha sido manejada, se ha atendido pacientes, independientemente, que vengan del sector público o del sector privado», empezó hablando el ministro. 

Profundizando, Zevallos apunta: «No vamos a dar chance de que personas inescrupulosas tomen ventaja de sus posiciones para vacunarse primero, todo el mundo va a recibir la vacuna, especialmente, las personas que están dentro de los centros gerontológicos y están trabajando dentro de los centros que atienden pacientes COVID-19 (…) «. 

Zevallos además apuntó que la funcionara pública que fue separada de su cargo por acceder a la vacuna sin estar en la lista previa, podría recibir la segunda dosis: «negarle la segunda dosis sería un error». 

Por otro lado, la Defensoría del Pueblo iniciará una investigación sobre las denuncias realizadas para verificar la transparencia de las aplicación de las vacunas. 

Por el momento, solo han llegado 8 mil de las 86 mil vacunas adquiridas por el gobierno de Ecuador y la prioridad la tiene el personal sanitario que está trabajando en primera línea frente a la pandemia. ECUAVISA