«La robaron la infancia», dicen los padres de Katy (nombre ficticio), tras enterarse que su hija, quien es menor de edad, fue abusada sexualmente, en presencia de otra menor de 5 años, por un hombre de 23 años de edad en la parroquia de San José de Minas, ubicada en la parte norcentral de la provincia de Pichincha.

Según indica un reportaje de Teleamazonas, las infantes llegaron a casa llorando y explicaron lo sucedido a sus progenitores. Ellas identificaron al agresor, quien es conocido en la parroquia por dedicarse al atletismo.

Tras poner la denuncia en Fiscalía con ayuda de un abogado, que les cobró 3.500 dólares, los padres de Katy se enteraron que fueron estafados, pues un nuevo abogado les indicó que no habían los papeles del caso.

«Ahora la víctima acude al psicólogo porque tiene ataques de pánico y ya sin recursos económicos los padres piden justicia a las autoridades», recalca la nota.

Además, el victimario ahora se encuentra libre, pese al examen médico y las pruebas presentadas. «Dicen que es un loco que anda vagando por las calles y no sabe lo que hace. Siendo un loco cómo va a andar trotando. Ayer tuvo un evento de atletismo en Quito«, explicó la abuela de la niña ante la libertad del supuesto perpetrador.

Esto ha provocado la indignación de los habitantes de San José de Minas, quienes se han autoconvocado a una movilización para el domingo 14 de marzo del 2021.

Asimismo, han difundido volantes en los que reclaman falta se seguridad al presidente de la parroquia, Edvino López, y le exigen que este hecho no quede en la impunidad.

«Nosotros los mineños exigimos a usted como autoridad de esta parroquia haga lo imposible para que este acto no quede impune (y) así poder enmendar algunas de sus equivocaciones. Caso contrario los pobladores exigiremos su renuncia al cargo (…)», señala el comunicado.