El Municipio de Quito anunció este miércoles un plan para “recuperar el orden” en el centro de la ciudad, foco de unas masivas y violentas manifestaciones contra las últimas medidas económicas aplicadas por el Gobierno.

El concejal quiteño Bernardo Abad, en una rueda de prensa conjunta con la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, aseguró que la decisión del municipio es “recuperar el orden en el centro” de la ciudad.

“Quito tiene que volver a la normalidad lo antes posible”, remarcó Abad, quien ha sido designado como vínculo del Ayuntamiento con el Gobierno central.

Por ello anunció que los agentes de seguridad y control del municipio saldrán esta noche conjuntamente con policías para patrullar la ciudad con el objetivo de “reordenar la capital de la República”.

Según el edil, unos 1.400 policías metropolitanos y 700 agentes de control del municipio, se incorporarán a las labores de seguridad delineadas por el Ayuntamiento.

“La decisión del alcalde es que debemos recuperar el orden en la ciudad capital de los ecuatorianos”, repitió Abad al informar que durante el periodo de restricción al tránsito de personas, que el Ejecutivo ha aplicado ante la situación de protestas generalizadas en el país, será aprovechado por el municipio para realizar labores de limpieza.

De su lado, la ministra de Gobierno aseguró que en las manifestaciones hay personas violentas que han generado desmanes y daños a los bienes municipales, aunque reconoció que el grueso de otra marcha indígena transcurrió sin incidentes.

Romo destacó la decisión del Municipio de Quito para intentar recuperar el orden en la ciudad e hizo un llamamiento a todos los alcaldes del país para que emulen ese ejemplo.

“Llamo a los alcaldes a ponerse en la primera línea” en al defensa de la seguridad ciudadana, remarcó Romo.

Las manifestaciones que tienen lugar desde la semana pasada en Ecuador obedecen al descontento que ha desatado en el país el anuncio por parte del Ejecutivo de aplicar unas medias económicas que incluyen el incremento del precio de los combustibles.

El movimiento indígena ha convocado a un “levantamiento” y los sindicatos a una huelga nacional para exigir la derogación de esos ajustes. EFE