Con el aumento de casos positivos de COVID-19 en las últimas semanas, el Municipio de Quito exhortó al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional a que se revise la decisión de retomar las clases presenciales con el 100 % de aforo, lo cual está previsto que se inicie el 7 de febrero en los planteles educativos del régimen Sierra y Amazonía.

El secretario de Salud, Francisco Viteri, explicó que la solicitud es que se analice la medida, considerando el perfil epidemiológico del Distrito Metropolitano, ya que hasta el 4 de enero, según cifras del Ministerio de Salud, en la capital se reportaron 188.833 casos confirmados de COVID-19.

Esta es una de las resoluciones adoptadas por el COE metropolitano, con las cuales se decidió mantener en Quito el nivel de alerta epidemiológica en naranja.

“Nos preocupa mucho que en los establecimientos educativos se están presentando transmisiones del virus y esto puede irse proliferando. El exhorto es que se revise de acuerdo a los perfiles de cada cantón, porque si en un cantón determinado existe una alta transmisibilidad es probable que ahí sea necesario hacer un regreso (a clases) progresivo, semipresencial o híbrido”, comentó Viteri.

El funcionario aclaró que el sistema educativo municipal sigue las directrices del Ministerio de Educación. Según datos del cabildo, en las instituciones municipales ya se han confirmado los contagios de tres estudiantes y un docente.

“La idea del exhorto es hacia todo el sistema educativo, porque si bien del Municipio son 20 unidades educativas, pero en la ciudad tenemos cientos de unidades educativas fiscales y particulares”, explicó.

Pasaporte COVID-19

Otra de las sugerencias dirigidas al COE nacional es crear un pasaporte de COVID-19, en el cual se recoja en un solo documento toda la información que se requiera para que las personas puedan acceder a ciertos servicios.

Viteri describió que esta herramienta ya está siendo utilizada en varios países. Incluso se lo podría emplear para usar el transporte público.

“Básicamente, es una aplicación digital que la persona puede tener en su teléfono y en la pantalla se despliega un código QR, el cual tiene la información de la persona. En algunos países manejan un sistema de semáforo; es decir, al escanear el código QR, la pantalla se vuelve verde, amarilla o roja (dependiendo de si se tiene el esquema de vacunación completo). Si está en verde se puede circular tranquilamente. Esto es para agilizar procesos”, detalló.

Brigadas sanitarias

El Municipio capitalino cuenta con dos tipos de brigadas médicas. El primero es un grupo de 26 puntos de tamizaje que son itinerantes, en diferentes sectores, y se encargan de realizar pruebas para detectar coronavirus. El segundo grupo está conformado por nueve sitios de vacunación activos.

Viteri confirmó que, debido a las festividades de diciembre, se espera que en las primeras semanas de enero haya un aumento de contagios y que esto influya en la situación que se presente en febrero. Conforme evolucionen los casos se reforzarán los puntos de tamizaje y vacunación.

“En la semana 51 tuvimos 848 registros de personas atendidas por las brigadas, pero en la semana 52 ya tuvimos 1.641 personas. Por eso estamos aumentando las brigadas. De lunes a viernes estamos haciendo triaje y la vacunación de lunes a domingo”, dijo el secretario.

De las muestras que se han tomado a través de las brigadas municipales, el 26,6 % ha resultado positivo para COVID-19.

Viteri señaló que, de acuerdo con los protocolos del Ministerio de Salud, las personas que deseen recibir atención pueden acercarse libremente a las brigadas, pero las pruebas, que son gratuitas, se aplican únicamente a los pacientes que lo requieren tras una evaluación médica.

“La prueba es para una persona que tenga síntomas o que haya estado en contacto con una persona positiva en condiciones de riesgo. Se considera a una condición de riesgo cuando, por lo menos, se ha pasado 15 minutos sin mascarilla en un espacio cercano. Todas las personas que se acerquen a los puntos de triaje son evaluadas para determinar si califica para prueba, ya sea antígeno o PCR, e inmediatamente se le realiza”, explicó el secretario de Salud. EL UNIVERSO