El análisis realizado y la información que hasta ahora tiene el grupo de trabajo de las Naciones Unidas dice que no le permiten estar en:

«posición que los lleve a concluir que la detención del sr. Glas Espinel recaiga bajo alguna de las categorías de privación arbitraria de libertad».

En un informe de 10 páginas describen cronológicamente la situación judicial del exvicepresidente de la república en base a los criterios recibidos de una fuente que «cuestionaba la imparcialidad del tribunal de juzgamiento».

Mientras el régimen aclaró que la privación de libertad de Jorge Glas: «se debió exclusivamente a su participación en actos de corrupción que han sido debidamente investigados y sancionados».

El grupo de trabajo en su análisis se refiere también a las condiciones del exvicepresidente, que menciona:» su gran preocupación por el deterioro de salud, así como las condiciones de peligro en las cuáles se alega que se encuentra detenido».

Además remitió el caso a tres relatores especiales para que analicen la situación y tomen medidas que consideren apropiadas. ECUAVISA