En 134 de los 194 países del mundo, el aborto es legal, en al menos una causal, por ejemplo, que la vida de la madre corra peligro, violación o mala formación fetal. Inclusive, existen naciones como Cuba, donde interrumpir un aborto es posible sin determinar causales.

Y así como no todas las naciones comparten las causales, tampoco lo hacen al momento de establecer las semanas de gestación en las que se realizan estos procedimientos.

Esto – detalla César Paz y Miño, médico genetista, es porque no existe una temporalidad establecida como norma general. “Cuando se quiera se podría interrumpir el embarazo”, destaca el médico y reitera que los riesgos no son mayores por hacerlo en la semana 28 (7 meses) como propuso la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, en el caso de mujeres mayores de 18 años, víctimas de agresión sexual.

Mientras que para las menores de 18 años no existe plazo para acceder a un aborto por esta causal.

Las víctimas de violación pueden abortar aun sin reglamento

Negación y búsqueda de ayuda tardía

Ana Vera, abogada de Surkuna, defiende que colocar plazos limita el acceso de las mujeres. “Porque la causal violación es una causa extrema” en la que las mujeres y niñas experimentan factores de vulnerabilidad, que hacen que busquen atención o ayuda “de forma tardía”.

Pero destaca que 28 semanas es un tiempo amplio, ya que la mayoría de interrupciones se realizan antes de las 24 semanas (solo entre el 3% o 5% lo hace pasado ese tiempo, según la Organización Mundial de la Salud, que tiene una guía para abortos sin riesgos). Aquellas mujeres que suelen tener abortos en el último trimestre de embarazo suelen ser víctimas de trata; niñas víctimas de incesto con procesos de encubrimiento; mujeres que viven en zonas remotas; en movilidad humana o quienes al haber sido agredidas sexualmente pasan por un proceso de negación, que incluso hace que descubran que están embarazadas en tiempo avanzado.

El reto, dice Vera, es que la atención en el sistema de salud logre que la mayoría de mujeres víctimas de violencia sexual accedan a un aborto en los primeros trimestres. Para eso es necesaria la celeridad del sistema, acompañamiento y educación sexual, dice.

Un tema genético

Paz y Miño explica que en los países que tienen diagnóstico genético prenatal de manera oficial, “que no es el caso del Ecuador”, diagnostican que, el límite de interrupción de embarazo es hasta la semana 22; aunque otros abren la posibilidad a que el aborto se realice “el momento que la mujer se sienta segura, sepa exactamente lo que desea y tenga el asesoramiento científico adecuado”, ese, dice Paz y Miño, debería ser el criterio en casos de violación. 

Se estima que un 83% de las violaciones en Ecuador ocurren dentro del núcleo familiar, lo que se conoce como  incesto. En estos casos, explica el genetista, los riesgos de malformaciones u otros problemas genéticos son de entre el 25 a 75% dependiendo del rango de consanguineidad. Este, dice Paz y Miño, debe ser otro criterio a tomar en cuenta para ampliar los plazos a las víctimas, pues entre las semanas 12 y 13 no hay opción de dar un diagnóstico genético.

El médico concuerda con Vera al decir que todo procedimiento tiene su riesgo y que la ley – que este 12 de enero de 2021 vuelve a ser tratada en la Comisión de Justicia de la Asamblea– debe garantizar que no haya un riesgo en interrumpir en ningún momento, así sea a los tres o siete meses. (AVV)

Tiempos en el mundo

Argentina: las primeras 14 semanas del embarazo, en todos los casos. Mientras, que en casos de violación y riesgo para la vida o salud de la madre, no tiene límite de tiempo.

Cuba: su práctica está despenalizada desde 1965. Hasta las diez semanas de embarazo no hay que dar ninguna razón para optar por esa alternativa.

Chile: 12 semanas.

Países Bajos: hasta aproximadamente 24 semanas de embarazo.

Inglaterra: 22 semanas.

Canadá: no tiene plazos

Avance de la ley

Este 12 de enero de 2022, la Comisión de Justicia de la Asamblea retoma el debate de la ley de aborto por violación a las 9:30.

En el primer debate (10 de enero 2022) se analizó hasta el artículo 25, de 66.

La Comisión tiene previsto que el informe llegue al Pleno hasta el 25 de enero de 2022, para que sea tratado y aprobado.

Luego la Presidenta, Guadalupe Llori, deberá convocar al pleno para la votación general. Si no alcanzan los votos el proyecto no se puede tratar dentro de un año.

Si alcanza la votación pasará a manos del presidente Guillermo Lasso, que podría dar paso a la ley o vetarla.

FUENTE: LA HORA ECUADOR