El Concejo Metropolitano de Quito aprobó la ordenanza que define el nuevo Plan Metropolitano de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PMDOT) y el Plan de Uso y Gestión del Suelo (PUGS).

La aprobación se efectuó horas antes de que venza el plazo, fijado para este martes 14 de septiembre.

El segundo debate se realizó durante seis horas. Tras ser sometido a votación la propuesta, 17 concejales votaron a favor y cinco se abstuvieron. La norma tendrá vigencia hasta 2023.

El secretario de Hábitat y Vivienda, Vladimir Tapia, describió las características del territorio capitalino. Indicó que menos del 10% del territorio del Distrito Metropolitano es urbano, pero el 72% de la población se concentra en esta zona, por lo que es necesario «generar condiciones de habitabilidad» en ella.

Sobre la movilidad, Tapia recordó que una mínima parte de la población posee vehículo privado, mientras que el 73% de los viajes motorizados en Quito se realizan en transporte público; por ello indicó que la planificación debe privilegiar el desplazamiento de este tipo de transporte y los espacios para peatones y ciclistas.

La ordenanza también aborda lugares donde se reducen los niveles de edificabilidad o se crean lotes más grandes con el fin de mitigar riesgos ambientales y reducir la densidad poblacional.

En esa línea, el concejal Juan Carlos Fiallo opinó que se debe incorporar a los espacios y actividades de entretenimiento y esparcimiento.

Esta norma debía aprobarse en 2020, pero debido a la pandemia se extendió el tiempo de análisis, para dar cumplimiento a la Código Orgánico de Ordenamiento Territorial y Descentralización (Cootad).

FUENTE: LA HORA ECUADOR