Frente al anuncio de la Asamblea Nacional sobre retomar el segundo debate de las reformas a la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, organizaciones de la sociedad civil que impulsan la seguridad vial en el país, hacen un llamado a los legislativos para que le den prioridad a esta ley y que incluya los cinco factores de riesgos que causan más muertes en el país.

Los siniestros de tránsito son la principal causa de muerte de personas de 5 a 20 años en todo el mundo. Ecuador no es la excepción, en el 2020, un año atípico, se reportaron 16.972 siniestros de tránsito, lo que causó 13.099 lesionados y 1.591 muertos in situ. Sin embargo, en años anteriores, no marcados por la pandemia, la cifra calculada por Fundación Cavat, las muertes (in situ y luego de 30 días ocurrido el siniestro) podrían llegar a 3.500 ya que existiría un subregistro.

“El proyecto de Ley de Tránsito se encuentra en debate en la Asamblea Nacional desde el 2017. Han pasado 4 años sin que el país cuente con una ley que se adecúe a las problemáticas y desafíos actuales; por lo tanto, es una oportunidad para que los legisladores actuales aprueben una ley que permita salvar vidas en las vías”, expresa Sarahí Madonado, representante de Consumidores Ecuador.

Las organizaciones civiles solicitan que se incluya en la reforma de ley los 5 factores de riesgo: velocidad, uso de cascos, sistemas de retención infantil, cinturones de seguridad y conducción bajo la influencia de alcohol.

Para Kléver Almeida,  representante de Fundación Cavat, si bien es cierto algunos de los factores de riesgo ya están incluidos en la ley, es importante que sean más precisos para garantizar su efectividad. Es el caso de normar los límites de velocidad en zonas residenciales o urbanas a 30 km. y elevar a categoría de ley la velocidad de 20 km. en zonas escolares.

“También hemos sugerido que la ley exija el uso obligatorio y correcto (abrochado) de cascos estandarizados y homologados para conductores y pasajeros de motociclistas y todo vehículo similar como scooters y bicicletas eléctricas. Además, el costo elevado de los cascos homologados, resultado de aranceles, hace que estos implementos de seguridad se conviertan en un artículo de lujo. Por esta razón, pese a que en la ley el uso del casco es obligatorio, muchas personas se ven efectivamente forzadas a sacrificar la calidad de estos dispositivos de seguridad”, agrega Almeida. 

En lo que fue el 2020 y hasta febrero de 2021, las principales causas de siniestros de tránsito en Ecuador fueron: la distracción del conductor, no respetar las señales de tránsito y conducir superando los límites de velocidad.

Entre las recomendaciones de expertos internacionales, promovidas por la Organización Mundial de la Salud e impulsadas por las organizaciones civiles en Ecuador están: 

 

  • Cambio de “accidente” por “siniestro”, ya que la palabra accidente deslinda responsabilidad y se entiende como un hecho fortuito del cual no se tiene injerencia ni decisión, por el contrario, siniestro corresponde a todo lo ocurrido en su entorno y se denota como un hecho macro en la que se considera todos los factores intervinientes.
  • Límites de velocidad apropiados en función de la carretera, como la inclusión de “Zonas 30 km.” en áreas residenciales o locales, así ́ como elevar a categoría de ley la velocidad de 20 km. en zonas escolares.
  • Leyes que prescriban el uso obligatorio de cinturones de seguridad para todos los ocupantes de vehículos motorizados y sistema de retención infantil (sillas infantiles) según grupos de edad, peso y talla. 
  • Leyes que prescriban el uso obligatorio y correctamente utilizado y abrochado de cascos estandarizados y homologados para conductores y pasajeros de motociclistas y todo vehículo similar como scooters y bicicletas eléctricas.
  • Límites de alcohol en sangre que tengan como límites de referencia las concentraciones de alcohol en sangre de 0,05 g/dl para conductores y 0,02 g/dl para los conductores jóvenes o inexpertos, con pruebas de alcoholemia aleatorias en puntos de control.