Según informó el secretario de la Cámara de Transporte del Distrito Metropolitano de Quito (Ctdmq), Luis Calvopiña, al menos 33 operadoras apoyaron la convocatoria de suspender actividades esta jornada.

Por su parte, el presidente de la instancia, José Santamaría, adelantó que los transportistas enfrentan problemas para cubrir la adquisición de combustible y el mantenimiento de los vehículos.

Además de no sacar a las terminales las unidades de servicio público urbano, rural y combinado, afiliados a la Cámara se reunieron en el céntrico Parque El Arbolito, desde donde planean avanzar hasta la sede de la alcaldía para exponer sus demandas.

Los pedidos de los conductores de buses incluyen congelar los precios de los combustibles, cuyos valores quedaron liberados mediante Decreto Presidencial, desde julio de 2020, y sufren ajustes con carácter mensual, en correspondencia con el costo del petróleo en el mercado internacional.

El reglamento, ampliamente criticado por trabajadores del sector del transporte, fue, en octubre de 2019, detonante de 11 jornadas ininterrumpidas de paro nacional, que comenzó por el rechazo de taxistas a la eliminación de los subsidios a la gasolina y el diésel.

Otra solicitud es aumentar, al menos en 10 centavos, la tarifa del pasaje, que se mantiene en 25 centavos desde hace casi 18 años, según alegan.

En reportajes televisivos, numerosas personas expresaron desacuerdo con la medida, pues obstaculizó la movilidad por la ciudad, sobre todo en el horario de la mañana, cuando miles de trabajadores intentan llegar a tiempo a sus centros laborales.

Mientras, en redes sociales múltiples imágenes mostraron incidentes en las rutas alimentadoras sur capitalino, ante cierres viales y disturbios generados por transportistas de las unidades convencionales.

Por su parte, el secretario de Movilidad, Guillermo Abad, advirtió que las autoridades locales iniciarán investigaciones, debido a la afectación experimentada por la ciudadanía.

No obstante, la Ctdmq insiste en que no realiza una protesta, sino una suspensión de actividades por falta de recursos económicos. PRENSA LATINA