Más de 200 dependientes de farmacias de Quito participaron en la primera capacitación masiva en la que Arcsa socializó la normativa sanitaria de obligatorio cumplimiento para los establecimientos autorizados para la comercialización de medicamentos.

Se ejecutarán cinco jornadas masivas durante los meses de marzo y abril, en las que se capacitarán a más de mil personas que trabajan en las farmacias de la capital para que conozcan las atribuciones y prohibiciones al momento de dispensar fármacos.

A los asistentes se les recordó que toda farmacia, para su funcionamiento, deberá contar con un responsable técnico que podrá ejercer esta función en otros tres establecimientos farmacéuticos del territorio nacional como máximo, siempre que la dedicación o carga horaria exigida lo permita.

Además se les expusieron las prohibiciones de ofrecer consultas médicas en las farmacias, aplicación de tratamientos, sean estos invasivos o no, y realizar toma de muestras.

Así como entregar, regalar o comercializar muestras médicas; alterar o modificar la información de las etiquetas de los medicamentos y dispensar medicamentos que requieran receta médica sin la presentación de la misma.

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria concluyó la capacitación indicando la utilidad de la aplicación celular gratuita Arcsa Móvil, que permite verificar el Registro Sanitario de los medicamentos para determinar su autenticidad.