Si bien Pichincha es el foco de contagios en Ecuador (19 057), el Gobierno considera que hay una contención al comparar con lo que sucedió entre marzo y abril en Guayaquil, donde hubo una curva exponencial.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, expresó que lo que se vivió en Guayaquil, al principio de la pandemia en el país, les dio el tiempo para prepararse en infraestructura y atención primaria.

Estrategia

“¿En qué se refleja esta preparación? Se refleja sobre todo en que los pacientes han sido atendidos (…), pero la clave de todo esto no han sido los hospitales y las camas de cuidados intensivos. La clave de todo esto ha sido reactivar un sistema de atención primaria de salud en todas las áreas. Los dispensarios pequeños, los centros de salud que están en el barrio. En Pichincha tenemos 341 centros, todos están activados y se activaron inmediatamente después de Guayaquil justamente para contener esta epidemia. En el centro de salud más pequeño hay dos áreas de triaje, una para pacientes que tienen infecciones respiratorias y otra para las enfermedades comunes que se siguen atendiendo. Eso nos ayudó a contener mucho y varias iniciativas que van encaminadas a fortalecer lo del médico del barrio, los vigilantes comunitarios, ellos son los que nos han ayudado a contener esta parte, hacer las derivaciones a los hospitales cuando es el caso”, dijo en una entrevista.

Para el funcionario, Quito y Pichincha no están en un pico, sino que hay ondas de brotes que pueden ser controladas en el sistema sanitario. Este miércoles de 1171 camas de hospitalización, 1123 estaban ocupadas. De las 299 camas de cuidados intensivos, 295 están con pacientes.

Santiago Carrasco, de la Federación Médica Ecuatoriana, indicó que sí se han hecho esfuerzos en aumentar sillas en carpas de triaje afuera de los hospitales, así como camas. Además, que se está activando el sistema primario de salud. “No podremos decir que está contenida. Tenemos que esperar a las personas que, por ejemplo, han estado viajando de provincia en provincia ahora con este feriado”, indicó.

El gremio propone, entre otras cosas, que se adiestre a médicos jóvenes en manejo de COVID-19 para pacientes graves, activación de vigilantes epidemiológicos comunitarios, aplicar pruebas.

Byron Núñez, catedrático, atribuyó que Pichincha sea el epicentro de la enfermedad a su “evolución natural”.
Agregó que los trabajadores de subcentros de salud deben ir por el barrio y no esperar a los enfermos. Núñez dijo que la supresión y mitigación son las medidas a tomar para hacer frente a la pandemia.

La primera es la búsqueda de los casos, rastrear contactos, aislarlos. Señaló que eso no lo está haciendo el Estado porque no tiene la capacidad logística. Lo que sí se está haciendo, agregó, es mitigar con hospitales y tratamientos.

La prefecta de Pichincha, Paola Pabón, dijo que durante varias semanas anunció que si no había medidas radicales de restricción en Pichincha, el número de contagios superaría a provincias como Guayas.

La funcionaria añadió que hay 773 fallecidos, según los datos oficiales, pero a su criterio no son las cifras reales.

Estimó una tasa de letalidad de la provincia del 14 %, tomando en cuenta el 7 % de los datos oficiales, más lo que llamó subregistros como posibles fallecidos por COVID. Zevallos reconoció que hay un exceso de mortalidad. Tomando cifras del Registro Civil, sostuvo que de marzo a julio hay 2275 más fallecidos que en 2018 y 2019. Un incremento del 32,6 % de mortalidad. “En un periodo más extenso que en Guayaquil. En un periodo muy cortito fue de 15 000 personas”, manifestó el ministro Zevallos, aunque para Carrasco habrá que revisar las cifras de mortalidad.

Pabón es partidaria de cuarentenas. “Si hoy le preparamos a la provincia para hacer un pare, que es lo que requiere en este momento Pichincha, en quince días abrimos y sin duda vamos a aplanar la curva de contagios (…), va a permitir que el sistema de salud se recupere…”, dijo.

Restricciones y medidas frente a la pandemia

Rumiñahui, después de Quito, es el cantón con mayores contagios. Bordean los 800 casos.

Su alcalde Wilfrido Carrera dijo que actualmente hay 7 casos por coronavirus en el hospital básico. Se atiende en primera instancia. Cuando hay síntomas graves son derivados al hospital Enrique Garcés, explicó.

En el cementerio general se prepararon 300 columbarios. Hay un convenio con un cementerio particular.

Agregó que en el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial, que se reúne hoy, él insistirá en que se debe paralizar por quince días a la provincia de Pichincha. EL UNIVERSO