A partir de hoy se vislumbran días claves para el excontralor,  Carlos Pólit.   El exfuncionario es procesado en Estados Unidos por seis cargos de supuesto lavado de dinero, pero podrá defenderse en libertad después de que la jueza Jacqueline Becerra aceptó la nueva propuesta de fianza planteada por la defensa de Pólit de entregar $14 millones.

La prisión que pesaba sobre Pólit desde el 28 de marzo fue reemplazada por arresto domiciliario, uso de grillete electrónico, restricción de visitas y salidas, entrega de pasaportes y presentación periódica ante la autoridad.

Inicialmente la jueza estableció en $18 millones la fianza para el excontralor, quien es requerido también por la Justicia de Ecuador, en donde tiene una sentencia de seis años por corrupción. El exfuncionario hizo una contrapropuesta de $11 millones, lo que no fue aceptado, en principio, por la magistrada. Pero finalmente se acordó la nueva suma. 

Desde hoy, la Justicia de EE.UU,  iniciará un “juzgamiento rápido” en su contra, pero previamente deberá declararse culpable o inocente de los seis cargos por lavado.

Otros procesados que han recibido sentencias en EE.UU, por presuntos actos de corrupción también se han sometido a este tipo de proceso. Por ejemplo, Raúl de la Torre y Roberto Barrera, implicados en el caso de corrupción ‘Las Torres’. Ellos se acogieron a un juicio rápido, aceptaron los cargos por lavado de activos y recibieron penas reducidas de 20 meses de prisión por colaborar con la justicia.

¿Hablará?

¿Pólit también podría colaborar con la justicia norteamericana?  Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, lo corroboró. “Todo indica que Pólit está colaborando con la Justicia de Estados Unidos. El juez Chris M. Mcaliley dispuso un juicio rápido a partir de hoy, debido a la complejidad del caso y con el propósito de evitar que se pierdan pruebas y testimonios. Pronto tendremos novedades”, puntualizó.

Villavicencio cree que la decisión de Pólit de pagar $14 millones, y la resolución de la justicia de EE.UU., de aceptarla y emitir medidas sustitutivas deja “prácticamente claro” que detrás hay un acuerdo de cooperación.

“El pago de 14 millones es una demostración de que esos recursos provienen de negocios ilícitos. Estamos hablando de cerca de $1.000 millones en glosas que fueron desvanecidas, y eso confirma que un 10% de esos 1.000 millones fueron destinados a sobornos y pagos para el desvanecimiento de las glosas”, dijo Villavicencio.

Esto -a su criterio- deja al descubierto que el principal custodio de los recursos públicos, “el Contralor 100/100, el mejor Contralor de la historia, proclamado por el correísmo, recibió millones de dólares en sobornos para desvanecer glosas”.

“Estos 14 millones solo eran un botón de muestra de la gran trama de sobornos de Pólit y eso significa que la gran parte de contratos públicos de este país tuvieron una marca y sello de sobreprecios, porque de allí salieron los dineros para pagar al juez de cuentas. Estamos hablando de dos contralores que cometieron el mismo delito: el cobro de sobornos para desvanecer glosas”, alertó.

Villavicencio espera que Pólit entregue información porque la decisión de la Justicia de aceptar la fianza implicaría la existencia de un acuerdo de cooperación. “Polit  debería informar que las glosas no se desvanecieron solas”.

Y aseguró que tiene información que en el caso del desvanecimiento de glosas por cerca de $80 millones fue para beneficiar a Odebrecht en el contrato de la central hidroeléctrica San Francisco, y  fue el resultado de un acuerdo al más alto nivel “realizado por Rafael Correa” con la multinacional. En la negociación también “participaron Jorge Glas, Alexis Mera y los representantes de Hidropastaza”. Ese acuerdo también pasó por un informe del exprocurador Diego García. Simultáneamente al desvanecimiento de las glosas, varios jueces de Tungurahua archivaron los procesos penales en contra de varios ejecutivos de Odebrecht.

Rodrigo Jordán, politólogo, consideró que lo que ocurra desde hoy con el inicio del juicio a Pólit, es “clave”, porque si el excontralor se decide a entregar a las autoridades noticias reveladoras impactará en la percepción ciudadana e “indiscutiblemente” en las próximas elecciones. (SC)

Informe a la Asamblea 

En julio de 2021, Pólit ya agitó el avispero en la Asamblea cuando compareció vía streaming a solicitud de la Comisión de Fiscalización que, entonces sustanciaba el proceso de juicio político en contra de Pablo Celi, excontralor subrogante.

Por ejemplo, cuando Polit fue interrogado por los miembros de la mesa Legislativa sobre el desvanecimiento de glosas en su gestión, entre ellas una relacionada con la constructora brasileña Odebrecht, dijo que esta acción la tomó con base a un acuerdo al que habrían llegado los funcionarios de la multinacional con Diego García, entonces Procurador General del Estado.

En su conexión telemática desde Miami (EE.UU.),  Pólit también contó que desvinculó a Celi como subcontralor el 24 de mayo de 2017, “porque días antes él me pidió que no saque un informe de gastos reservados en contra de Baca Mancheno por la Comisión del 30S”.  Más adelante también reveló que José Serrano, expresidente de la Asamblea Nacional (durante el correísmo) le presionaba para que renuncie.

“Esto es una gran demostración de la diferencia de la Justicia de EEUU con la de Ecuador; aquí a través de un habeas corpus se garantiza la libertad de un alto funcionario sentenciado por delitos de cohecho y asociación ilícita”,

Fernando Villavicencio, presidente de la Mesa de Fiscalización de la Asamblea.

 “Lo que ocurra desde hoy con el inicio del juicio a Pólit, es clave porque si el excontralor se decide a entregar a las autoridades noticias reveladoras impactará en la percepción ciudadana”,

Rodrigo Jordán, politólogo.

FUENTE: HORA ECUADOR