Muchas veces hemos escuchado que las legumbres son alimentos bastante saludables, y es por ello que tienen que estar en nuestra dieta. No solo se trata de un alimento muy popular, sino que tiene un gran conjunto de variedades. A nivel nutricional, también son muy completos, aportando proteínas, minerales y vitaminas.

Por lo que en este caso vamos a explorar las ventajas que tienen estos alimentos, que promueven la salud y que se pueden usar de muchas maneras.

Para empezar, tenemos que son vegetales y proteínas y, técnicamente, los frijoles son una verdura, pero con almidón, como sucede con la papa al horno. A pesar de esto, son una gran fuente de proteína vegetal, contando con aproximadamente 15 gramos por taza.

Un estudio realizado con adultos mayores de cuatro países encontró que cada aumento de 20 gramos de ingesta de leguminosas, estaba relacionado con un menor riesgo de morir por cualquier cosa. Dicho estudio se realizó por siete años.

Además, no hay que olvidar que el frijol tiene almidón resistente, que es un tipo de fibra que ayuda a aumentar la cantidad de bacterias buenas en el intestino. Gracias a esto, se logra controlar la inflación, reducir el cáncer de colon y mejorar la saciedad.

Por otro lado, es un alimento que ofrece una amplia variedad de nutrientes, por ejemplo, los frijoles grandes tienen más calcio. Mientras que, los frijoles blancos, están repletos de almidón resistente, los azukis son ricos en potasio y las variedades rojas y negras son ricas en antioxidantes que logran combatir enfermedades.

También ayuda en la pérdida de peso, de hecho, una revisión de 21 estudios encontró que las personas que comían entre 2.5 y 9 onzas de frijoles por día lograban perder tres cuartos de libra más durante seis semanas que aquellos que no lo hacían. Muchos investigadores señalan que esto puede deberse a que los frijoles aumentan la sensación de saciedad y modulan los niveles de azúcar en la sangre.

Otro punto importante sobre los frijoles es que ayuda a reducir el colesterol, debido a que son ricos en fibras saludables.

De acuerdo, con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de 5 a 10 gramos tienen la capacidad de reducir el colesterol LDL (Malo) hasta un 5%. Hay que señalar que los frijoles cocidos tienen un 0.6 a 2.4 gramos de fibra soluble por medio taza.

Por otro lado, es importante desmentir el mito de que los frijoles enlatados no son buenos, ya que es todo lo contrario. Estos son igual de convenientes y proporcionan los nutrientes de los frijoles, aunque tampoco hay que olvidar que a menudo tienen sal agregada. Entonces lo ideal es optar por una variedad baja en sodio o drenar y enjuagar los frijoles enlatados antes de usarlos para reducir el sodio en un 25 a 40%.

Además, esto ayuda a resolver el problema del gas. Debemos tener en cuenta que el factor de flatulencias es causado por la fibra en los frijoles las cuales fermentan en el intestino grueso.

Un estudio logró encontrar que la mitad de las personas que comen media taza de frijoles diariamente tenían gases durante la primera semana, pero estos síntomas fueron disminuyendo después de eso.

Esto último se debe, a que al incrementar gradualmente el consumo de fibra ayuda a que el intestino se ajuste. Además, tomar mucha agua también ayuda a que la fibra se mueva más rápido por medio del sistema.

Por otro lado, al ser un alimento con una alta composición de fibra, proteína y otros nutrientes como el magnesio, los frijoles ayudan en caso de diabetes. Gracias a esto se evita que la sangre absorba el azúcar, por lo que es perfecta para las personas con diabetes.

Por último, pero no menos importante, el frijol puede ser de gran ayuda para prevenir el cáncer. Esto se debe a que los mismos tienen antioxidantes y antiinflamatorios, gracias a esto varios expertos en nutrición señalan que pueden ser de ayuda para reducir el riesgo de cáncer.

Con respecto a cómo consumirlos, este alimento es bastante versátil, por lo que se puede preparar de diversas formas como un plato fuerte o guarnición. De igual forma se puede disfrutar con sopas, salsas, guisos, salteados y en aderezos.