Las gasolineras de Ecuador amanecieron con un abanico de precios de la súper: desde $ 4,99 hasta $ 5,28 la que lleva aditivos.

Así se amplió más la brecha entre este combustible y la gasolina extra, cuyo precio está congelado e incluso se redujo para terminar el paro de junio, y ahora por el costo de un galón de súper se puede comprar dos de extra y sobra. Y es que el precio oficial para el consumidor de extra es de $ 2,40 y el sugerido para la súper desde este 12 de julio del 2022 es $ 5,20.

Ese precio sugerido para la súper –que rige por un mes y está definido por el costo internacional del petróleo– se mueve hacia abajo en unas estaciones de servicio, por ejemplo en Quito se encuentra entre $ 4,99 y $ 5,23. En Guayaquil está a $ 5,19 y la que tiene aditivos hasta $ 5,28.

El aumento es de 34 centavos, pues el precio sugerido el mes pasado fue de $ 4,86. El precio de la súper está liberalizado, es decir, no tiene subsidio.

En cambio, la gasolina extra y extra con etanol mantienen en $ 2,40 el galón subsidiado. Estaba congelado en $ 2,55, pero tras las protestas convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que se extendieron desde el 13 hasta el 30 de junio, bajó 15 centavos desde el 1 de julio pasado. El diésel subsidiado también sigue en $ 1,75.

El alza a $ 5,20 de la súper se considera un nuevo récord. Ante ello Petroecuador asegura que ese combustible solo lo consume el 6 % de la población.

“Las gasolinas extra, ecopaís además del diésel, que representan el 93,9 % del consumo total del país, están subsidiadas por el Estado ecuatoriano y cuentan con precios accesibles para el consumidor final”, indicó la empresa pública al detallar la participación de cada uno de los combustibles:

  • Extra tiene un consumo de 27,8 %
  • Extra con etanol, 30,5 %
  • Súper, 6,1 %
  • Diésel prémium, 35 %
  • Diésel 2, un consumo de 0,6 %

Para el 12 de julio estaba previsto que saliera a comercialización una gasolina mejorada de 89 octanos denominada extraplús 89 y ecoplús 89. Sin embargo, el plan se pospuso un mes por las paralizaciones. Esa esuna alternativa quepodrían adoptar los consumidores que buscan usar un combustible de mejor calidad, pero que les cuesta pagar la gasolina súper. El precio de este combustible será liberado, pero menor al de la actual súper.

Ese plan piloto empezará el 12 de agosto y sería una nueva opción, dependiendo de la respuesta del público. Para el 12 de septiembre está previsto que la gasolina súper de 92 octanos sea remplazada por una mejorada de 95 octanos. Ambas gasolinas nuevas tendrían calidad euro 5,según el Gobierno.Pero se ha aclarado que las gasolinas de 85 octanos (eco y extra) no desaparecerán y seguirán siendo subsidiadas. (I)

Fuente: El Universo