La intranquilidad y la preocupación se ha apoderado de las personas que viven cerca de las quebradas de Caupicho, Carretas, Aloasi, La Esperanza, Ilalo entre otras, ubicadas a lo largo DMQ, puesto que los taludes cada vez ceden más poniendo en riesgo a varias familias y sus viviendas, es por esto que la mañana de este viernes 14 de enero del 2022, vecinos y vecinas de distintos barrios de Quito acudieron a la Corte Constitucional del Ecuador con un comunicado en respaldo a la sentencia de Acción Extraordinaria de Protección en el caso Carretas, para que se tome cartas en el asunto por la destrucción de quebradas en la capital.

Estefanía Pabón, presidenta del colectivo “Luchando por las quebradas” acompañada de representantes de más de cuarenta barrios de Quito, hacían escuchar su voz a en los exteriores de la corte con la consigna justicia para las quebradas.

“Hoy vamos a presentar un comunicado a la Corte Constitucional para que se haga justicia, hay una Acción Extraordinaria de Protección contra el municipio y cinco entidades más, pedimos a los jueces que se compadezcan de nosotros, vamos décadas con daños, somos miles de familias que estanos cansadas de tanta destrucción, queremos una vida digna”, manifestó Estefanía Pabón en la concentración de hoy.

Falta de presupuesto, miles de estudios e informes sobre la situación de las quebradas no son suficientes como parte de una solución, los vecinos y vecinas exigen acciones inmediatas para evitar desgracias que cobren vidas, ya que el tiempo sigue pasando y las viviendas se acercan cada vez más al abismo.

Fabiola Romero vive en el sur de Quito, en el sector conocido como Teniente Hugo Ortiz, y hace un llamado a las autoridades para que escuchen la situación de las quebradas, pues con la voz entre cortada comenta “yo llevó desde el  2008 pidiendo ayuda, ahora lamentablemente mi casita ya está cuarteada, he pasado llorando y llorando, siempre nos dicen que están estudiando, que no hay presupuesto, y nunca nos han dado una respuesta favorable que nos de esperanza, me dijeron incluso tiene que haber un muerto para que nos vayan a ayudar”, palabras que visibilizan la preocupación y desesperación que sienten las personas que viven cerca de estos lugares de riesgo.

Fabiola Romero defensora de la quebrada Machángara. Sector Teniente Hugo Ortiz

El mal tiempo, el desfogue indebido de aguas servidas, los desechos de escombros entre otros aspectos empeoran la situación de las quebradas, ya que con mayor frecuencia se presentan deslizamientos de tierra que amenazan con llevarse varias viviendas.

Una de las soluciones que han propuesto los moradores es el embaulamiento de las quebradas, sin embargo, la respuesta que han recibido por parte de las autoridades a esta petición ha sido negada, ya que las quebradas son espacios de protección

Dato: En el sector de Carretas existen 98 predios que están al borde del abismo, existen redes de alcantarillado rotas y cascada de aguas residuales que perjudican a la quebrada. Estefanía Pabón

Por otro lado, José Dulbecco vecino del sector de Pomasqui, comentó: “ hemos acudido a la Corte Constitucional con la esperanza de que procedan con sensatez, y lo que esta establecido en la constitución, que expresa un derecho para tener un hábitat adecuado, seguro y una naturaleza limpia, se respete, pues en el caso de los moradores del Río Monjas y todas las quebradas este derecho no se lo tiene, lo que queremos son ríos limpios, quebradas adecuadas y seguras”

Los moradores esperan que las autoridades escuchen sus requerimientos y prioricen la importancia de la vida para proteger estos espacios naturales que están afectados y necesitan intervención.