El presidente de la CONAIE, Leonidas Iza, insiste en condicionar al régimen antes de sentarse a un diálogo. Esta vez puso un plazo para que el gobierno congele el precio de los combustibles.

«Con diálogo o sin diálogo el tema del incremento del precio de los combustibles debe darse una respuesta urgente antes del 11 de septiembre«, afirmó Iza.

Según el titular de la CONAIE, el aumento del costo de los combustibles ha generado una cadena que encarece la producción entre el 13 y el 40%, lo que no se solucionará con la focalización del subsidio.

«El problema es que este es un elemento integral de todas las unidades económicas del país, por eso si queremos resolver una crisis no va por focalizar, no podemos resolver una crisis provocando otra crisis», agregó Iza.

Las condiciones alejan aún más la posibilidad de un diálogo con el ejecutivo, pues antes la CONAIE y las organizaciones sindicales ya habían puesto como condición que la reunión sea con al menos 100 delegados y transmitida en vivo por televisión.

Pero el gobierno no está dispuesto a aceptar.

«Suena a que no existe una voluntad auténtica de dialogar. Porque de antemano colocarse en posiciones intransigentes, más bien a lo que conduce es a pensar de lo que se trata es de bronquear públicamente», dijo Juan Manuel Fuertes, subsecretario de Gobernabilidad.

Por eso el régimen se acerca a otras organizaciones sociales e indígenas que estarían dispuestas a conversar incluso por fuera de la posición de la CONAIE.

Será el presidente Guillermo Lasso quien, a su regreso de México, tome una posición respecto a las condiciones puestas por la organización indígena y de ello dependerá si se mantiene o no abierto el canal de diálogo. ECUAVISA