La profesora Carmen T. fue sentenciada a cuatro años de cárcel por el delito de actos de odio en contra de un niño de 5 años, quien era su alumno, en un centro educativo de la parroquia Sabanilla, en el cantón Celica, provincia de Loja.

La fiscal del caso informó que la procesada había ejercido actos de odio en contra de su estudiante, por su situación socioeconómica, durante el periodo lectivo 2018-2019.

La profesora habría humillado al niño de forma constante, negándole el saludo, señalando sus carencias e impidiendo que comparta con sus compañeros el horario del recreo, así como obligándolo a repetir sus tareas para que se no saliera del aula.

Por este motivo, el niño habría intentado suicidarse. La Fiscalía indicó que el menor se colgó de una viga en la cocina de su casa, pero no consumó el acto porque su abuela llegó ese momento.

Cuando le preguntaron al niño el motivo por el que se quiso matar, el pequeño respondió que era debido a que su maestra no lo quería. Por esa razón, sus familiares presentaron una denuncia.

Tras realizar la investigación se determinó la culpabilidad de la maestra, a través de las pericias psicológica, que demostró el grado de afectación en la víctima; de entorno social, que determinó la condición socio económica de la víctima.

Además de la cárcel, a la mujer se le impuso una multa de diez salarios unificados del trabajador en general y al pago de 800 dólares de reparación integral a la víctima y su familia.

El artículo 177 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) señala que “la persona que cometa actos de violencia física o psicológica de odio, contra una o más personas (…) será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.

Fuente: Portal web de Vistazo