Existen varios factores que pueden llegar a afectar el rendimiento del consumo de combustible en los vehículos. Uno de los más importantes se relaciona con los neumáticos, debido a la resistencia al rodaje y agarre que existe con la carretera.

Por esta razón, expertos de Continental exponen tres puntos a considerar para lograr una conducción eficiente.

1. Presión de aire adecuada

Cuando las llantas no se encuentran infladas con la presión correcta, indicada por el fabricante del vehículo, incrementa la resistencia al rodaje, y por ende el consumo de combustible. Esto, debido a que el motor tiene que hacer un mayor esfuerzo para que el vehículo avance. Si se maneja con una presión baja, el consumo de combustible puede incrementar hasta un 25% (Según estudios de la Agencia del Automóvil de Estados Unidos).

2. Construcción y diseño de las llantas

El diseño del patrón en la banda de rodamiento también va a inferir en el consumo de combustible de un vehículo. Bandas de rodamiento con diseños más agresivos, tienden a tener una mayor resistencia al rodaje, ya que ofrecen mayor tracción en caminos sueltos o gravilla. Por otro lado, bandas de rodamiento más lineales o planas, van a permitir que el motor haga un menor esfuerzo para mover el vehículo, permitiendo tener un ahorro de combustible.

3. Consejos para ahorrar gasolina

Puedes aplicar las siguientes sencillas técnicas:

  • Utilizar el freno de motor.
  • Revisar la presión de inflado de los neumáticos cada 14 días
  • Evitar acelerar o frenar bruscamente.
  • Conducir con la marcha más alta posible en tu vehículo.
  • Controla la carretera y el entorno por la que circulas, para que tus maniobras estén planificadas con tiempo.

Ahora que la relación entre presión de inflado, diseño, construcción de llantas y su injerencia sobre el consumo de combustible está clara, el ahorro de combustible y uso eficiente del vehículo será más sencillo.