El número de contagios en Ecuador aumentó desde octubre y Quito no fue la excepción. Además, luego de las celebraciones por las fiestas la capital, Navidad y Fin de Año en los puntos de realización de pruebas PCR -tanto del sistema de salud nacional como municipal- se han visto largas filas.

Francisco Viteri, secretario de Salud del Municipio de Quito, explica a LA HORA la situación epidemiológica en la ciudad.

¿Podemos decir que en Quito se vive una nueva ola de covid?

De los registros que tenemos sobre las curvas epidemiológicas, a nivel mundial se vive un repunte de contagios desde mediados de octubre de 2021. Obedece al aparecimiento de las nuevas variantes.

En septiembre tuvimos un descenso importante de la transmisión, llegando a condiciones bajas. Por ejemplo, en Quito, en ese mes tuvimos de 40 a 50 casos semanales de contagios. Pero, a mediados de octubre se comenzó a notar un aumento, que se refleja a nivel nacional e internacional. En Quito, el incremento se ha hecho más notorio en las últimas tres semanas.

¿Cuáles son los niveles de contagio entre la población?

El último valor registrado, de acuerdo con las estadísticas, es de 15,3% de positividad de pruebas, que se realizó en la semana 51 del año (del 20 al 26 de diciembre de 2021).

¿En enero el pico ha sido más alto?

Efectivamente. Por ejemplo, en septiembre de 2021, la positividad era de 2,5% en Quito y ahora -enero de 2022- estamos en 15,3%, es decir, hay un incremento sostenido, que obedece a esta nueva ola de contagios.

“Existe una alta demanda de pruebas PCR en el mundo, por eso debemos aplicarlas técnicamente para evitar desabastecimientos”.

¿Subió el número de personas fallecidas por covid?

No. Este fue un comportamiento que se reflejó también a escala internacional. Lo que quiere decir que con la vacuna los casos han disminuido en severidad y mortalidad. Desde la semana 40 hemos tenido una mortalidad de 1 a 2 pacientes máximo por semana, incluso hay semanas sin reportes de fallecimiento, lo cual nos lleva a una tasa de mortalidad de -19,8% hasta diciembre de 2021.

¿El sistema de salud está listo para enfrentar rebrotes?

Todavía tenemos una capacidad de respuesta tanto de hospitalización y de cuidados intensivos. Por ejemplo, en cuidados intensivos estamos bordeando el 50% de ocupación de las camas, tanto en la red pública como en la privada. En hospitalización estamos alrededor del 60%, de las que quedan todavía asignadas para esta enfermedad.

Recordemos que una vez que los casos descendieron de manera importante tras la vacunación, las unidades covid que existían en muchos hospitales fueron cerradas; se mantuvieron en el Pablo Arturo Suárez y el Hospital Quito IESS Sur, los cuales concentran la atención actualmente.

Entendemos que, de aumentar la demanda, la autoridad de salud implementará más unidades covid.

205.000 casos de covid se registraron en Quito hasta el 7 de enero de 2022 .
CARGO. Francisco Viteri es el secretario de Salud del Municipio de Quito.

Se habla de que ómicron es más débil que sus antecesoras y que podría considerarse como el inicio del fin del covid, ¿existen pruebas científicas que lo sostengan?

Sabemos que ómicron es de alta transmisibilidad. Se estima que es 12 a 15 veces más rápidamente transmisible que la variante delta y, por lo menos, 30 veces más que la covid original. Esto, combinado con la menor severidad causada por esta variante, nos hace pensar que, efectivamente, esta va a ser una de las variantes que va a ir disminuyendo la intensidad de la enfermedad. Va a aumentar el número de personas contagiadas, pero no va a darse exceso de gravedad entre los pacientes ni la mortalidad que encontramos en variantes anteriores, eso es lo que se presume.

Todavía hay que estudiar al virus para ver el comportamiento en un mediano plazo.

¿Por qué la efectividad de la vacuna es menor con ómicron?

Las vacunas están diseñadas para la estructura genética del virus y generan anticuerpos específicos. La mutación en las variantes crea distintas propiedades que hace menos susceptible a ciertos niveles de defensa que genera la vacuna. Por ejemplo, en este momento se está estudiando la nueva variante IHU, que fue descubierta o iniciada en Camerún, luego pasó a Francia, y tiene 46 mutaciones genéticas con respecto al virus original.

Ante tanta sospecha de covid, ¿no sería mejor tener pruebas rápidas de farmacia como en otros países?

Claro, estamos pendientes de que el avance tecnológico, farmacéutico y terapéutico, que se está desarrollando en el mundo, sea comprobado científicamente y tenga las regulaciones necesarias. Sabemos que se está probando tratamiento específico para, al menos, bajar la severidad de los casos y un diagnóstico doméstico.

En Estados Unidos se está pensando desarrollar un test rápido que las personas pueden hacerse en casa y si le da positivo empieza a tomar un tratamiento de cinco días que disminuye la sintomatología.

Para nuestro país deberá pasar todos los registros sanitarios correspondientes y ser aprobada para que podamos optar por una estrategia de esa manera.

Hasta el 7 de enero de 2021, en Quito no hubo lista de espera para atención en Unidades de Cuidados Intensivos.
95% de las camas en UCI están ocupadas, según Juan Sánchez, director técnico médico del IESS Sur

FUENTE: LA HORA ECUADOR