Luego de cuatro días del anuncio de las medidas para encarar la crisis, el Gobierno sigue trabajando en el proyecto de ley económica urgente que se enviará a la Asamblea.

Se ofreció presentarlo el 11 de abril, pero hasta ayer, 13 de abril del 2020, no llegó. El ministro de Trabajo, Luis Poveda, adelantó ayer que se analiza ampliar la modalidad de reducción de la jornada.

Este mecanismo consta en el art. 47,1 del Código de Trabajo y aplica en casos excepcionales. Esta norma permite a los empleadores, con un acuerdo previo entre las partes, disminuir el horario de trabajo de 40 a 30 horas semanales, por un período de seis meses, con la posibilidad de extenderse por un tiempo similar.

Mientras dura la reducción, las aportaciones patronales a la seguridad social serán pagadas sobre ocho horas diarias de trabajo, dice la norma vigente.

La propuesta busca que la reducción pueda mantenerse por hasta dos años, y con la opción de renovar dos años más.

No habrá un rango determinado de horas que se podrán reducir, sino que el tiempo será establecido en consenso entre el trabajador y el empleador, dependiendo de las circunstancias que enfrente cada negocio, refirió Poveda.

La remuneración deberá ir acorde a las horas efectivamente trabajadas y el pago de obligaciones al Seguro Social se calculará con base en los ingresos en jornada disminuida.