Con tres tanquetas unos 900 uniformados, entre policías y militares, ingresaron este jueves a la Penitenciaría del Litoral para retomar el control total de la cárcel, donde hay unos 10.000 reos, pues el miércoles el presidente Guillermo Lasso admitió en rueda de prensa que aún hay pabellones a los que no ha logrado acceder la Policía por temor a que se desate nuevamente la violencia. En el sistema carcelario en lo que va del año 2021 se registran 248 reos asesinados en varias masacres.

Es tan peligrosa la situación que varios helicópteros sobrevolaban el recinto carcelario mientras los uniformados entraban armados y con combos y explosivos rompían las puertas que habían sido aseguradas por los privados de libertad.

La general Tannya Varela dijo que no se descartaba que la cifra de 116 muertos y 80 heridos se incremente a medida que siguen ingresando a pabellones que permanecen cerrados.

La policía dijo que se han destruido varias garitas improvisadas elaboradas por los reos para vigilar y que se coordina con el Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de Libertad (SNAI) para que se puedan realizar los arreglos que requiere la cárcel tras los días de violencia.

Dijo, por ejemplo, que se deben cerrar varios huecos en las paredes que han hecho los reos para pasarse a otros pabellones para matar a los presos. A las 16:30 del jueves dijo Varela que al SNAI también le tocará ubicar a los privados de libertad en las celdas que les corresponden, pues están mezclados. Mientras la comandante daba las declaraciones, afuera de la Penitenciaría cientos de personas exigían información de sus familiares.

La situación se repitió afuera del Laboratorio de Criminalística. Hasta ahí llegaron al menos 300 personas que incluso por momentos cerraron la vía exigiendo información, querían saber si sus allegados estaban vivos o muertos. Desde las 11:00 los agentes hacían pasar de cinco en cinco a los familiares para que revisaran las fotos que sacaron de los cadáveres.

El coronel Henry Coral, director técnico científico de la Policía Judicial (s), explicó que serán 116 identificaciones técnicas, no es una “autopsia común” porque por las condiciones en que llegaron los cadáveres es imposible que se los entreguen de un día a otro. “Lastimosamente, en las condiciones que llegaron no son para hacer un trabajo rápido y técnico porque se debe identificar al 100 % el cuerpo”, agregó.

El oficial detalló que se debe entender que los cuerpos llegaron sin ningún tipo de registro de identidad ni pabellón, por lo que en este centro de información se está recién levantando la base de datos como tal.

“Estamos desde 0. Los cuerpos llegaron por grupos, hay algunos incinerados completamente, otros con quemaduras por partes. Acá recién estamos haciendo una base de datos, me dan nombres, información sobre el físico, datos de la familia para poder empezar con la búsqueda”, explicó el uniformado.

Añadió que desde Quito llegaron cuatro médicos legistas para formar un equipo de ocho especialistas que se encarguen de ir identificando los cuerpos.

PUBLICIDAD

Coral explicó que se harán pruebas de huellas dactilares, chequeos antropológicos (revisión de dentadura, fracturas, operaciones, tatuajes o cualquier característica física relevante) y en el último de los casos pruebas de ADN.

Uniformados de la Policía Judicial explicaron que esta organización en autopsias no se ve desde la crisis sanitaria cuando también se tuvo que realizar el reconocimiento de personas de los contenedores.

Ellos dijeron que tienen la disposición de hacerlo de forma ordenada, que no se repita que las personas ingresen a buscar a su familiar en medio de la decena de cuerpos que se tienen en las instalaciones de la Policía Judicial.

“Imagínese que les digamos venga a buscar a su ser querido, entre tantos cuerpos y en las condiciones que están, eso puede ser un shock para toda la vida, es imposible que se haga así de rápido como exigen los familiares, entendemos su angustia pero debemos hacer el trabajo con todos los protocolos”, dijo Coral.

Coral detalló este jueves que cuatro cuerpos ya fueron identificados y entregados a familiares, y que en el transcurso del día se tenían más de cinco cadáveres para el proceso de entrega luego de haber sido identificados.

Requisa y aumento de fallecidos

Alrededor de las 20:00, la Policía Nacional informó que durante la intervención que ejecutaron decomisaron tres pistolas, 435 municiones, 25 armas blancas, tres artefactos explosivos y varias dosis de drogas en la Penitenciaría del Litoral. De igual manera se actualizó la cifra de fallecidos en 118 y 79 reos heridos.

Mientras que el SNAI contabilizó 8.167 personas privadas de libertad en los 12 pabellones y 48 alas. 

FUENTE: EL TELÉGRAFO