Quito no contará con transporte urbano en la mañana del 4 de julio, en miras de exigir que se defina el alza de la tarifa de este servicio.

Desde las 00h00 del martes 4 de julio, hasta las 09h00, el transporte urbano en Quito paralizará el servicio en medida de protesta por no haber conseguido hasta este 30 de junio el incremento en la tarifa de $0, 25 a $0,30.

Tras la suspensión de la reunión extraordinaria del Concejo Metropolitano de Quito, la semana pasada, donde se sometería a votación la ordenanza sobre la política tarifaria en el Distrito, 57 operadoras de transporte de la ciudad se reunieron durante más de cinco horas para tratar las medidas que tomaría el sector.

José Santamaría, presidente de la Cámara de Transporte Urbano de Quito, la medida podría extenderse. La decisión optada por el gremio se justifica ya que este 30 de junio culminó el acuerdo de otorgar compensaciones por parte del Municipio de Quito a los transportistas que mejoren el servicio en la capital y si a eso se suma la falta de política tarifaria, “nos sería imposible seguir operando”.

Cabe tomar en cuenta que el Municipio pagaba mensualmente una compensación durante los últimos dos años y cuatro meses a los dueños de los buses, como parte de un plan de fortalecimiento y mejora del servicio.

El representante del gremio dijo, en una entrevista radial, que de no tomar cartas en el asunto, el Municipio también sería responsable. “El Municipio reconoce que necesitamos una revisión tarifaria para cumplir el servicio y de no tomar la determinación sería responsable de todo lo que sucedería”.

Santamaría incluso se refirió a la propuesta municipal de que, posiblemente el incremento sería solo de $0,05 centavos. “El Municipio plantea una revisión hacia un valor que no está establecido en estudio técnico. Según la consultoría que contrató el Cabildo, el alza que contempla sería de $0,38 centavos. /METRO