Conductores del transporte público protestaron este lunes 7 de julio en Quito, por la situación económica del sector, tras reiniciar actividades dentro de la emergencia sanitaria que vive Ecuador por la propagación de la Covid-19.

La movilización contó con decenas de autobuses que hicieron un recorrido en caravana por calles céntricas de la ciudad, haciendo sonar sus claxon.

Representantes de operadoras de transporte urbano, intracantonal y urbano combinado se unieron para expresar, de manera pacífica, los problemas derivados de la drástica disminución de pasajeros en cumplimiento de las restricciones implementadas en Ecuador para frenar el avance de la nueva cepa de coronavirus.

Según sostienen los conductores de esos medios de transporte, desde la reanudación del sistema público a inicios del pasado mes de junio, la recaudación no les permite cubrir ni siquiera los gastos de las operaciones.

Entre los requisitos establecidos para trabajar consta que los buses solo podrán transitar con un máximo del 50 por ciento de su capacidad y deberán mantener las unidades bajo estrictas medidas sanitarias.

Según insisten los choferes, el ingreso actual, bajo esas condiciones, les trae pérdidas y reiteran que desde el 2019 se debió revisar y reajustar el valor del pasaje, fijado hace años en 25 centavos de dólar.

El pasado 25 de junio, directivos de la Cámara del Transporte del Distrito Metropolitano de Quito solicitaron al Concejo Metropolitano subir la tarifa del pasaje, mientras dure la crisis sanitaria.

La propuesta cuenta con numerosos detractores en la población, debido a que el avance de la enfermedad por todo el territorio mantuvo en confinamiento por tres meses a casi todo el país, lo cual redundó en serios problemas económicos para las familias.

Por su parte, los conductores recalcan que es insuficiente la recaudación para mantener los pagos de combustible, chofer y ayudante, el mantenimiento y reparación de las unidades, los cuidados sanitarios y los gastos administrativos.

Mientras los trabajadores del transporte público se movilizaban en caravana por el norte y sur de la capital, en la Plataforma Gubernamental Financiera, decenas de militares jubilados también demandaron atención del Ejecutivo por la crisis económica actual, agravada a raíz de la pandemia.

Los problemas financieros de la nación se agudizaron desde el pasado 16 de marzo, cuando autoridades nacionales declararon emergencia sanitaria nacional y estado de excepción en Ecuador, uno de los países latinoamericanos más golpeados por la enfermedad respiratoria, que hasta la víspera ocasionó 61 mil 958 contagios confirmados y cuatro mil 781 muertes. PRENSA LATINA