Una capa de nieve de 30 centímetros cubrió este lunes el Parque Nacional Llanganates en Ecuador, donde la última nevada similar en esa zona se registró hace 22 años, informó el Ministerio de Ambiente.

«Por primera vez en muchos años se presenta un espesor de 30cm de la capa de nieve» en los Llanganates, una reserva ubicada entre la Sierra y la Amazonía de Ecuador, señaló la cartera en su cuenta de Twitter.

El ministerio agregó que los guardaparques vigilan la zona denominada Pantzarumi, en la provincia andina de Cotopaxi, “debido a las bajas temperaturas en la zona centro del país”.

El mensaje está acompañado de un video en el que se observa un paisaje nublado y una extensa área blanca con árboles cuyas ramas lucen cubiertas de nieve.

Entre mayo y junio es usual la caída de nieve en los páramos de Píllaro y de Anteojos, que están dentro del Parque Nacional Llanganates. Sin embargo, la última vez que se registró una capa de nieve de 30 centímetros fue en 1998, explicó un portavoz de la cartera.

El Instituto Nacional de Metereología e Hidrología (Inamhi) señaló en su cuenta de Twitter que «en zonas altas y puntuales de la Sierra se presentan nevadas a consecuencia de las bajas temperaturas y condiciones de inestabilidad».

El Parque Nacional Llanganates, ubicado entre las provincias de Tungurahua, Cotopaxi, Pastaza y Napo, es el lugar donde se cree que los incas ocultaron un tesoro. La leyenda dice que ahí se escondió parte del oro del rescate que los conquistadores españoles pedían por el soberano inca Atahualpa.

El área protegida de los Llanganates está en la cordillera Oriental de los Andes y tiene un rango altitudinal que va desde los mil 200 hasta los 4 mil 600 metros sobre el nivel del mar, según el ministerio de Ambiente. Sus parajes inhóspitos la hacen una reserva de difícil acceso. AFP