Una familia en Guayaquil pasó de la tristeza a la alegría después de enterarse que Alba Maruri estaba viva.

La mujer, de 74 años, fue dada por muerta el pasado 27 de marzo horas después de haber sido internada en el hospital Guayaquil, por complicaciones tras presentar síntomas de COVID-19.

Alba fue trasladada hasta el Hospital luego de presentar dificultad para respirar. Ese mismo día en la casa de salud informaron del deceso de la mujer.

Ocho días después, tras los trámites pertinentes, el supuesto cuerpo de Alba fue cremado y las cenizas fueron entregadas a sus familiares.

Sin embargo, la mañana de este viernes 24 de abril, la hermana de la mujer recibió la noticia de que todo fue una confusión.

A su domicilio acudió personal de la casa de salud a informarle la novedad.

Ahora desconocen a quién corresponden los restos mortales que guardan en el cuarto de Alba.

Aura dijo a medios nacionales que este sábado se reencontrará con su hermana.