“Todas las universidades cofinanciadas nos hemos comprometido a que esa diferencia que vamos a dejar de recibir, la vamos a cubrir con fondos propios, para que los estudiantes que recibían becas con esos recursos no las pierdan”, aseguró Santiago Acosta, rector de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL).

“Este mensaje es importantísimo, porque los rectores que acordamos ese comunicado la semana pasada no queríamos que se creara alarma pública por parte de los estudiantes”, agregó el directivo, consultado telefónicamente por EXPRESO este miércoles 25 de agosto.

El lunes pasado, las ocho universidades cofinanciadas del país (instituciones particulares, pero que también reciben fondos públicos), emitieron un pronunciamiento en el que señalaban que el Gobierno había decidido reducir del presupuesto los 12 millones de dólares que les entregaba para becas a estudiantes de escasos recursos.

«Como resultado nuestras universidades no podrán ofrecer todas las becas que necesiten y pidan nuestros estudiantes», decía el comunicado suscrito por las ocho instituciones y que ha generado una amplia polémica en redes sociales.

Así, hay quienes ven en ello una afectación a la educación superior del país; y sobre todo, a los jóvenes que reciben las becas; mientras otros consideran que esos subsidios deben ser cubiertos por las propias instituciones, para que esos fondos estatales vayan a las universidades públicas.

Este miércoles, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), respondió con un comunicado en el que les recordaba a las universidades particulares que por ley tienen la obligación de otorgar becas o su equivalente en ayudas económicas al menos al 10 % de su alumnado y con sus propios recursos. 

Y que aquellas que reciben fondos públicos deben destinar todos esos recursos a becas a personas que las demanden por su condición económica, vulnerabilidad, excelencia y pertinencia. “Por tanto, es falso que el Gobierno haya eliminado becas; estas han sido eliminadas por decisión propia. Instituciones particulares que, recibiendo fondos públicos, ahora quieren desentenderse del derecho de nuestros jóvenes de recibir una beca”, señaló.

«El mensaje del gobierno es ambiguo y dice algo que no es cierto: dice que las universidades hemos reducido las becas al ver disminuido el cofinanciamiento, Si usted ve nuestro comunicado, justamente decimos lo contrario, que vamos a mantener las becas», aclaró Acosta.

Un mensaje similar de “tranquilidad a los estudiantes que reciben las becas” expresó el vicerrector general de la Universidad Politécnica Salesiana (UTPL), Fernando Pesántez. El directivo indicó que unos 9.300 alumnos de la institución en las tres sedes de Cuenca, Guayaquil y Quito estudian con subsidios del aporte estatal.

Y acotó que desde antes de esta última medida ya venían cubriendo con recursos propios parte de esos costos, porque el cofinanciamiento estatal se ha venido reduciendo desde el Gobierno anterior.

Además, Acosta y Pesántez coinciden en afirmar que la totalidad o la mayor parte de sus estudiantes recibe algún tipo de subsidio, en diferentes porcentajes. Grantizaron que los alumnos que reciben las becas de fondo estatal seguirán cubiertos, incluso aunque estén en los niveles iniciales de sus carreras.

Reiteran que las universidades cofinanciadas cumplen con la ley y otorgan becas con sus propios fondos al 10 % de su alumnado, pero además también lo hacen con los dineros que reciben del Estado para ese grupo específico de estudiantes.

El mensaje de la Senescyt es un mensaje que no refleja la decisión de las universidades cofinanciadas. No vamos a reducir becas, vamos a mantenerlas con fondos propios. El que reduce el fondo del cofinanciamiento es el Estado.

Santiago Acosta, rector de la UTPL.

FUENTE: EXPRESO