El sector Carmen Bajo en la parroquia de Llano Chico, ha sido blanco de la delincuencia desde los últimos años y más desde hace un mes, donde antisociales hacen de las suyas a plena luz del día y más aún en las noches.

Antes de las ocho de la mañana de este miércoles, 16 de junio, se registró un asalto en la quebrada que une al Carmen Bajo con Bella Aurora.

La víctima fue un joven que al no dejarse robar, fue lanzado a la quebrada y posteriormente, el delincuente huyó. El cuerpo de bomberos llegó minutos después para rescatar al muchacho, tras casi una hora lo lograron.

Así mismo, el día lunes de esta semana un hombre fue apuñalado en el mismo sector a la altura de la calle Galo Plaza (calle13 en google maps), en el bosque.

Además, varios taxistas han sido asaltados y heridos con arma blanca en sus extremidades superiores y cabeza, en este mismo lugar. Aprovechando que es un sitio desolado y con poca luz. 

Según se puede observar, el modus operandi que es manejado por los delincuentes, en estos casos, es el que solicitan traslado a través de Uber (Uno del centro de Quito, otro del sector el Condado y el último del Comité del Pueblo) para llevarlos a este lugar, y a hacer de las suyas.

Una de las victimas señaló que le robaron el dinero trabajado en el día y su celular, que luego de ser rastreado, fue localizado en Llano Grande.

Mientras que los moradores, cansados de los hechos suscitados, han realizado mingas para limpiar los matorrales. Además, de realizar marchas, cacerolazos entre otras actividades que expresan el descontento, ya que añaden que se sienten inseguros al vivir en un sector sin transporte y con lugares aun despoblados.

En los últimos años se han registrado asaltos en domicilios, y en sitios aislados a niños y adultos. Además robo de partes y piezas de autos, y violaciones.

Los vecinos de este sector hacen un llamado a la Policía Nacional y a quienes están a cargo de la seguridad local para que tome cartas en el asunto.

Exigen también que los terrenos baldíos sean utilizados por sus dueños ya que esos espacios son utilizados para delinquir.

En tanto que Teniente Coronel de Policía Gonzalo Villamarín Granda, jefe de la unidad de Policía Montada, señaló que el personal está en toda la predisposición de trabajar con la comunidad y con los equinos que se ponen a disposición de la parroquia.

Mientras que Sergio Sotalín, vicepresidente del Gobierno parroquial y quien preside la comisión de seguridad, solicitó un “UPC” y más elemento policial  en el sector del Carmen Bajo porque señaló que este sector está “golpeado por la delincuencia” ya que los robos son diarios. Añadió que la comunidad está dispuesta a entregar dos motocicletas con la finalidad de que el resguardo policial sea mayor.