Venezolanos en Ecuador exigieron a la ministra de gobierno, María Paula Romo, una “disculpa pública” por las detenciones arbitrarias de ciudadanos.

Esto en medio de las protestas sociales que vivió el país y por exponer  con ello a esta comunidad emigrante a actos de xenofobia.

La responsable anunció hace una semana la detención de 17 personas, en su mayoría venezolanos, a los que se sumaban un ecuatoriano y otro cubano, por presuntamente tener en su poder información sobre los movimientos del presidente, Lenín Moreno.

Quince de los detenidos los pusieron en libertad un día después del arresto, que se produjo en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de la capital, al no encontrarse pruebas en su contra.

Sin embargo, aún quedan dos detenidos de nacionalidad venezolana, además del ecuatoriano y el cubano, a la espera de una audiencia el próximo lunes en la Unidad de Flagrancia de Quito, en la que determinarán si son procesados por el delito de asociación ilícita.

Eduardo Febres, representante de la fundación Venezolanos en Ecuador, dijo que cuatro detenidos son trabajadores de Uber.

Febres indicó que algunos de ellos, “en admiración al presidente” se acercaron en alguna ocasión para tomarse fotos con él, así como del avión presidencial que parte de la terminal de Tababela.

Falsas acusaciones

Por su parte, Daniel Regalado, presidente y representante legal de la Asociación Civil Venezuela en Ecuador AC, refirió que luego de la detención de todo el grupo, salieron a la luz informaciones de que los arrestados portaban armas blancas y que podrían estar implicados en actos de terrorismo.

“Se trató de falsas acusaciones de que tenían utensilios que uno puede portar a título privado en un carro, como una navaja en una guantera, y un bate. No hay conductor que no lleve un bate”, explicó.

Estas detenciones provocaron indignación entre la comunidad emigrante, que consideró que cada vez que el gobierno esta en una situación comprometida, apunta al colectivo ya de por sí vulnerable.