El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó a un proceso para reformar la Constitución, por parte de asambleístas que serán elegidos por sectores y no con voto universal, lo que la oposición denunció como un «golpe de Estado».

Por Víctor Amaya, desde Caracas /RFI en Español

Una Constituyente, ciudadana y popular ha convocado Nicolás Maduro para generar una nueva carta magna en Venezuela. Lo ha hecho defendiendo la actual constitución promulgada por Hugo Chávez en el año 1999 pero que dijo debe ser mejorada.

«Es un verdadero desencadenante histórico para profundizar la revolución» y detener la «arremetida golpista» de la oposición, sentenció el presidente socialista, al firmar el decreto que activa el proceso la noche lunes junto a sus ministros y la cúpula militar, sostuvo del mandatario.

Maduro aseguró que la constituyente será de carácter comunal y que sus integrantes serán electos de manera directa. Eso sí, se ahorró la palabra universal, pues anunció que será un proceso sectorial y territorializado para que, por ejemplo, los jóvenes escojan a sus representantes o los discapacitados hagan lo propio entre los 500 redactores de una nueva constitución.

«Va a ser una Constituyente electa con voto directo del pueblo para elegir a unos 500 constituyentistas: 200 ó 250 por la base de la clase obrera, las comunas, misiones, los movimientos sociales (…) Los movimientos de personas con discapacidad van a tener a sus constituyentes propios electos, los pensionados», detalló el presidente.

Especialistas advierten que Maduro busca una «constituyente corporativa» que le permita intervenir en quiénes pueden participar, pues los movimientos sociales y sectores que reconoce el gobierno son aquellos que están registrados ante sus ministerios y controlados por afectos al partido de gobierno

Así Maduro dijo que se producirían elecciones, diálogo y política para acabar con la violencia y superar la crisis que no obstante aseguró está impulsada por un reducido grupo de opositores.

En la otra acera, la oposición, que volvió a marchar masivamente este lunes y fue reprimida, calificó como un fraude el anuncio del mandatario.

En voz del presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, llamó al pueblo a rebelarse contra Maduro y continuar en las calles para exigir elecciones y cese del autogolpe de Estado que aseguran está vigente desde hace un mes.

«Lo que está proponiendo Maduro en su desesperación es que Venezuela más nunca logre votar en unas elecciones directas, libres y democráticas», manifestó Julio Borges, presidente del Parlamento, único de los poderes que controla la oposición.

La constitución venezolana está vigente desde 1999 cuando Hugo Chávez convocó a constituyente que fue votada de manera universal para escoger sus miembros y luego para aprobar el resultado.