Hasta que el día llegó. Ayer, la hermana de Jorge Homero Yunda, Lilian, confirmó a LA HORA que el radiodifusor, médico y comediante, sí será candidato para la Alcaldía de Quito. Y tiene sabor a revancha.

El partido político es lo de menos. Puede ser el Centro Democrático, del guayaquileño Jimmy Jairala, radiodifusor y aliado del correísmo, quien también será candidato para la Alcaldía de Guayaquil. O cualquier otro. Es irrelevante.

Lo determinante, según el propio Yunda, es que hay encuestas que muestran que es el preferido para alcanzar el puesto que perdió por la remoción. Y es, en parte, real. Hay una encuesta de mayo, de Informe Confidencial, que lo pone como la primera opción ‘humana’. Porque su nombre ocupa el segundo lugar.

Ante la pregunta: ¿A usted quién le gustaría que fuese el próximo alcalde de Quito? Ganó, con el 21%, la respuesta: Ninguno. Yunda obtuvo el 8%, luego Paco Moncayo con un 4%. En tercer lugar, figura Juan Zapata, el ‘Capi’, con 3%. Cuarto José Freile con 3%.

En esa misma encuesta, que se ha viralizado en redes, los encuestados aseguran, en un 12%, que lo peor de Yunda es que es “corrupto”. Claro, eso no menciona el comediante.

Habilitado

De cualquier manera, nada le impide postularse para buscar la Alcaldía por segunda ocasión. El Tribunal Contencioso Electoral avanza despacio en la apelación de la suspensión de sus derechos políticos, por tres años, al no acatar la remoción de julio de 2021. Yunda dejó definitivamente el cargo en septiembre, luego que la Corte Constitucional resolvió que ya deje de estar sentado donde no debía.

Pero en ese proceso hay otras personas que también fueron sancionadas. Los jueces María Belén Domínguez, Raúl Mariño Hernández y Cenia Vera Cevallos, deben ser destituidos por dictar las sentencias con las que interrumpieron la remoción y facilitaron la permanencia de Yunda. Todo eso está en suspenso.

Si el Tribunal no decide antes del 22 de agosto, primer día de las inscripciones para los candidatos a las elecciones de febrero de 2023, todo quedará suspendido hasta luego de las votaciones. Incluso su proceso penal por las presuntas irregularidades en la compra de pruebas contra covid. El comediante tendrá un escudo protector, legal y muy efectivo.

Otro al montón

Yunda da un sacudón a la clase política. Con el anuncio de Lilian Yunda a LA HORA, ya se cuentan los días para avanzar en la estrategia electoral, meses por si se anima la Justicia electoral a dar su veredicto, se analizan números de encuestas… Ya se habla de los otros candidatos. Incluso de cuál sería el más efectivo para ganar a Yunda y alcanzar la Alcaldía.

Si la derecha tiene uno o varios, Andrés Páez, Andrés Castillo, Patricio Alarcón. O si la izquierda está partida entre Pabel Muñoz, Luisa Maldonado y María José Carrión. Si la candidata de centro Jessica Jaramillo puede ser la opción. O si la carta del Gobierno, Luz Elena Coloma tendrá respaldo popular. Incluso si Xavier Hervas se decidirá finalmente para una candidatura.

Yunda (en realidad su hermana) golpea el tablero político quiteño. Lo hace cuando el proceso de diálogo, impulsado por la Corporación Participación Ciudadana, para evitar la aparición de 25 candidatos para la Alcaldía -que suceda lo mismo que en 2019 cuando Yunda ganó con el 21,3%- todavía no tiene resultados.

Pero lejos del debate electoral están las reformas profundas que necesita la capital, que especialistas aseguran que ya bordea los 4 millones de habitantes. No hay discusión sobre la eficiencia en la gestión, austeridad en el gasto público en un Cabildo con más de 22.000 empleados.

Fortalecer la identidad con obra, no se discute. Tampoco si la capital puede volver a competir con Medellín, Bogotá, Lima, Buenos Aires, Santiago… O, siendo más ahorrativos, Guayaquil o Cuenca. Por el momento es si Yunda se postula o no. Si llega cargado de revancha y divisionismo. Quito se alborotó. Lo de fondo está pendiente, todavía. 

FUENTE: LA HORA ECUADOR