En las calles Benalcázar y Sucre, se encuentra ubicada la casa patrimonial Pichincha, en este lugar funcionó una entidad bancaria. Hoy por hoy, se convierte en un ícono de la arquitectura de Quito y Latinoamérica.

La edificación que será el acceso principal a la Zona Metro Quito – San Francisco, y que aportará a la movilidad de alrededor de 69.000 pasajeros, es un referente arquitectónico, toda vez que para su construcción, se respetó la fachada colonial acorde a los protocolos del INPC y UNESCO, el interior fue vaciado para dejar un cubo, con un mirador de la Plaza San Francisco y la facilidad de manejo de todo el entorno.

Los balcones ubicados en el segundo piso, nos permiten apreciar una vista panorámica de la plaza, cuyos trabajos finalizaron en la última semana de agosto. El ascensor se encuentra en el interior, en las demás estaciones, se ubicaron en exteriores.

La diferencia entre una estación y una zona metro, es lo que se encuentra alrededor de la estación; contiene iluminación diferente, seguridad e internet, bajo los conceptos utilizados tanto en Medellín como en Madrid, ofreciendo a la ciudadanía accesibilidad, seguridad y tecnología, para mejorar la calidad de vida de la población. Cuando una persona llega a la zona metro, quiere decir que se aproxima una parada.

Dentro de este proceso, también se se busca infundir valores de respeto, orden, puntualidad y aseo, conceptos que se han venido trabajando con la Universidad Central del Ecuador desde antes de la pandemia, a través de de Metro Cultura.

Así mismo, los rectores de la Universidad Salesiana y Universidad Católica visitaron la estación y viajaron en uno de los trenes desde la estación San Francisco hasta El Ejido, zona en la que se busca crear la Ciudadela Universitaria, para que las instituciones educativas de educación superior del sector, tengan acceso a través de una zona metro hacia la estación El Ejido.

Los procesos de Metro Cultura, cuentan con el visto bueno de la Alcaldía y la Dirección de Comunicación, por lo que, se planifica su lanzamiento en 15 días, una vez que se cuente con los recursos, no solo de comunicación, sino para la formación de estudiantes y ciudadanía en general.

Además todas las estaciones del Metro, cuentan con una señalización educativa lúdica, promoviendo el respeto al espacio a los demás.

El Metro de Quito, inició las pruebas operativas con su propia energía, al momento se están probando trenes, subiendo de velocidad en cada etapa hasta llegar a una velocidad comercial de 80 km por hora. Se prevé que a inicios de 2021 el Metro de Quito se encuentre operativo y al servicio de la ciudad.

Los trabajos han ido avanzando, entregándose las estaciones de Quitumbe, Cardenal de la Torre, Carolina, Iñaquito y San Francisco, entregada hoy. Al momento, están pendientes las estaciones Pradera, Universidad Central, Solanda y Morán Valverde.

Metro de Quito con un presupuesto total de 2.009 millones de dólares, que desde sus inicios fue un verdadero reto para las autoridades a cargo, hoy es una realidad, un trabajo arquitectónico completo y un sistema de transporte que permitirá a la capital, contar con movilidad de calidad.

“Rescatar el patrimonio cultural, el patrimonio histórico de Quito, es uno de los pocos que existe en Latinoamérica, una mezcla de varios modelos europeos, buscar que se respete cada piedra, cada detalle de la plaza.”

Edison Yánez, Gerente de Metro Quito